El ajedrez en las aulas por la igualdad y contra el acoso

José Luis Picón I Málaga, (EFE).- El ajedrez es las aulas se ha convertido en un inquilino, al convertirse en una herramienta didáctica que conecta con las Matemáticas, la Literatura, la Historia o el Arte y que puede, además, concienciar a los estudiantes sobre la igualdad de género o contra el acoso escolar.

Ello es posible gracias al programa aulaDjaque, que alcanza su sexta edición con unas cifras récord de unos setecientos centros educativos andaluces adheridos, lo que supone que en este curso llegará a 10.000 docentes y 150.000 alumnos, ha explicado en una entrevista con EFE su coordinador, Manuel Azuaga.

Dichas cifras sitúan a esta iniciativa impulsada por la Consejería andaluza de Desarrollo Educativo y Formación Profesional como un programa sin parangón a nivel internacional y como un modelo que se está exportando, y por ejemplo sus responsables están en contacto con una universidad uruguaya interesada en desarrollarlo.

Según Azuaga, una de las principales apuestas de este año será la «transversalidad», y entre las novedades está su adaptación a la ley educativa LOMLOE, apartado en el que se incluyen «las situaciones de aprendizaje en las que el ajedrez en las aulas tiene cabida».

Experiencias en el recreo

Por ejemplo, se simulan realidades de la vida o experiencias de acoso escolar en un recreo, que es como un tablero de ajedrez, y se identifica quién es el agresor, y en materia de igualdad se resalta cómo la dama o reina es la pieza de más valor, «algo posiblemente influenciado en España por la reina Isabel la Católica».

ajedrez en las aulas
Varios niños juegan ajedrez en la calle en La Habana (Cuba). EFE/Yander Zamora/Archivo.

En el módulo dedicado a la igualdad también se difunde la figura de las mujeres ajedrecistas pioneras, como Vera Menchik o Sonja Graf, «que se enfrentaron por primera vez a hombres en el tablero», ha apuntado el coordinador.

El juego del ajedrez se muestra, además, «como un ejemplo de superación» y «permite una transversalidad histórica, literaria y cultural que te permite apoyarte casi en cualquier materia», señala Azuaga.

«La relación con las Matemáticas es la más evidente, hay una relación directa con ese tablero cartesiano con sus 64 casillas, e incluso hay quien dice que no es que el ajedrez se parezca a la Matemática, sino que es Matemática».

También permite trabajar con estudiantes con trastornos del espectro autista (TEA), con alumnos de Compensación Educativa o con aulas específicas.

Torneos que priorizan el encuentro

Durante este curso se celebrará además la segunda edición del Congreso Internacional de Ajedrez y Pedagogía aulaDjaque y se repetirá el torneo intercentros, que quiere priorizar la condición de encuentro entre los estudiantes por encima del carácter competitivo, por lo que entregará por ejemplo un premio «a la partida más bella».

Este programa educativo no faltó a su cita incluso en la pandemia, cuando «fue una herramienta casi de conexión emocional con el alumnado a través del juego, aunque estuvieran en casa».

«El ajedrez tiene 1.500 años de historia documentada y eso nos permite apoyarnos en muchos pasajes. Nos ha venido acompañando a la Humanidad durante tantos siglos, que incluso hemos pasado con él una pandemia reciente», resalta Azuaga. EFE

Edición Web: Luis Ortega