El Lucio Fontana clásico y el provocador se reúnen en el Pompidou de Málaga

Málaga (EFE).- La trayectoria del artista ítalo-argentino Lucio Fontana está reunida en la nueva exposición temporal del Centro Pompidou de Málaga.

La exposición recoge desde sus inicios académicos y neoclásicos hasta su llegada a la abstracción y a lo que algunos entendieron una provocación, al rasgar o perforar los lienzos.

Un total de 33 dibujos, pinturas y esculturas del artista pueden verse desde este jueves, acompañados por piezas de otros veintidós creadores con los que dialogó.

Entre otros de Giacomo Balla, Wildt, Joppolo, Capogrossi, Burri, Kosice, Yves Klein o Piero Manzoni, casi todas pertenecientes a la colección del Pompidou de París.

«Mi arte nunca ha sido polémico, sino contemporáneo, porque lo es el entorno espacial al que he llegado, en lógica consecuencia del desarrollo del arte de nuestro tiempo», escribió Lucio Fontana (1899-1968).

Fundador del espacialismo


El comisario, Frédéric Paul, ha resaltado en la presentación que el fundador del espacialismo fue «un artista con una carrera bastante larga, pese a que ha sido reducida por muchos a un gesto».

Pero fue una persona «con mucho bagaje, que venía de principios de siglo, y en sus inicios fue bastante académico antes de lanzarse a la abstracción».

El recorrido por las obras es cronológico, una opción que «se ha impuesto de forma natural».

Permite además dar cuenta al visitante de la variedad de la colección del Pompidou, «que es muy rica, con dibujos, pinturas y esculturas».

«La colección empieza a partir del Lucio Fontana icónico, de después de los años 40, y muestra además a compañeros de ruta que han trabajado y han dudado también, como él, hasta llegar a la modernidad», ha añadido el comisario.

Escultura de bronce de Adolfo Wilt expuesta en el Centro Pompidou de Málaga. EFE/ Jorge Zapata

Sobre el espacialismo, ha apuntado que aparece en la exposición «de forma literal» mediante obras y «también a través de documentos y fotografías».

Para Paul, los manifiestos del espacialismo «que están cofirmados por Fontana no son muy claros» y es difícil compararlos, al menos en el plano intelectual, con otros manifiestos como el surrealista».

Pasaporte del artista


El comisario considera que el manifiesto «es una especie de pasaporte del artista para expresar sus intenciones, pero nunca las expresa tan bien como a través de sus trabajos».

En la exposición de Málaga se reúnen algunas de sus obras más emblemáticas, como los lienzos que llegó a rasgar o a perforar a partir de 1957.

«Mis cortes», explicó Fontana, «son sobre todo una expresión filosófica, un acto de fe en el infinito, una afirmación de la espiritualidad». EFE


Edición Web: Violeta Gil