Festejo de cumpleaños multitudinario, un regalazo tras el covid

María Ruiz I Granada (EFE).- Una tarta de 200 kilos, 800 velas para pedir deseos y mucha canción infantil son parte de los ingredientes del cumpleaños multitudinario que ha celebrado Huétor Tájar (Granada).

Es el regalo del Ayuntamiento para compensar los festejos pendientes que se cobró la pandemia.

La pandemia marcada por un estado de alarma renovado y renovado, por restricciones, limitaciones de movimiento y muchos sinsabores, robó durante meses el privilegio de celebrar fiestas de cumpleaños, un regalo que el Ayuntamiento de Huétor Tájar ha querido compensar con un festejo de cumpleaños multitudinario.

El recinto ferial de la localidad se ha convertido en el escenario de la que ha pretendido ser la fiesta de cumpleaños más grande de la historia para festejar unos dos mil cumpleaños en uno.

Compromiso adquirido durante el confinamiento


«Se trata de un compromiso que adquirimos con los vecinos durante los días más duros del confinamiento de la primavera de 2020, cuando la Policía Local iba a las casas de los niños a felicitarlos con el coche patrulla», ha recordado el alcalde de Huétor Tájar, Fernando Delgado.

El alcalde se comprometió entonces a organizar un gran cumpleaños cuando el covid dejara recuperar sueños, el fiestón por el que se ha llenado el pabellón multiusos del recinto ferial, escenario de este cumpleaños multitudinario.

«Entonces les prometimos a todos aquellos niños y sus familias que cuando acabara la pandemia celebraríamos sus cumpleaños a lo grande, y ahora ha llegado el momento de hacerlo», ha añadido Delgado.

Un dulce especial


Y como no hay cumpleaños que se precie sin tarta, la pastelería local La Joya se ha puesto manos a la masa para preparar un dulce especial de más de 200 kilos elaborado con 300 huevos, 35 kilos de harina y 25 litros de nata, ingredientes para diseñar un pastel de siete metros de longitud.

«Hemos preparado un espectáculo musical con canciones de ayer y de hoy, desde Los Payasos de la tele a la Patrulla Canina, para que puedan celebrar su cumpleaños niños, padres y abuelos», ha explicado a EFE la técnica de Cultura y conductora del acto, Maika Gómez.

Celebrando dos mil cumpleaños, todo un regalazo. EFE/Miguel Ángel Molina

Para que la fiesta sea inolvidable, voluntarios y técnicos se han encargado de preparar talleres para hacer coronas de cumpleaños, pintacaras, animación con personajes de dibujos animados y un expositor en el que inmortalizar con una tarta gigante esos cumpleaños aplazados por el covid.

«También cantaremos cumpleaños feliz todos a la vez, y se repartirán más de 2.000 raciones de chocolate caliente entre los asistentes, además de tener un recuerdo para todos aquellos que ya no están con nosotros por culpa de la pandemia», ha añadido el alcalde de Huétor Tájar.

En la fiesta de cumpleaños multitudinario, que ha sumado animación y música en directo, se han repartido unas 800 velas para que todos los asistentes puedan soplarlas y pedir un deseo a la vez, una forma de cambiar los malos recuerdos del covid por nuevas esperanzas. EFE

Edición Web: Violeta Gil