La iluminación festiva que alcanza Nueva Zelanda y Catar 2022

Luis Ortega I Puente Genil (Córdoba), (EFE).- La empresa Iluminaciones Ximénez, referente mundial en iluminación festiva y decorativa que crea sus diseños desde Puente Genil (Córdoba), llega este año a sus antípodas y conquista Nueva Zelanda, una pica más entre los más de 250 proyectos que tiene repartidos por cinco continentes, desde motivos de Navidad hasta animación en el Mundial de Fútbol Catar 2022.

Una presencia planetaria que está cumpliendo las «previsiones marcadas» en el plan estratégico de la compañía y que supone aumentar «un 15 por ciento las ventas en el exterior» en este año, según subraya a EFE Fernando Cabrera, responsable de exportación del Grupo Iluminaciones Ximénez (Ilméx).

«Estamos fidelizando clientes que están incrementando sus compras y a la vez estamos intentando abrir nuevos mercados» hasta llegar este año a Nueva Zelanda, «el lugar más lejano» donde han conseguido vender y que supone un «hito» muy especial para la compañía cordobesa.

Concretamente, hasta la ciudad neozelandesa de Motueka llegan y se instalan más de 20.000 puntos de luz, todo un «desafío» a nivel de «diseño, producción o logística», pero que ha resultado un «éxito rotundo», resalta Cabrera.

La clave de la reconversión al LED

El gran salto exponencial de Iluminaciones Ximénez, con presencia en cien puntos de España, llega en 2007 cuando se hace la reconversión de todos sus proyectos «a las luces LED», un «coste» económico y humano «muy importante» entonces, pero que ahora supone una «ventaja competitiva» en el mercado internacional.

Se trata de la única compañía en el mundo que trabaja sus creaciones con «100 por ciento LED», que supone un ahorro del 90 por ciento de energía respecto al «incandescente», algo que Ilméx ya aventuró entonces y que la sitúa a la «vanguardia mundial» respecto a «sostenibilidad» y «competitividad» dentro del sector.

iluminación festiva
Diseños de montajes de iluminación. La empresa cordobesa Iluminaciones Ximénez, referente mundial en iluminación festiva y decorativa y festiva, llega este año a las antípodas y conquista Nueva Zelanda. EFE/Salas

Desde las instalaciones de Puente Genil ya han salido proyectos «emblemáticos» que se han desarrollado en Nueva York, Berlín, Bruselas, Ciudad de México, Londres, Dubai o Catar, por lo que la presencia internacional está consolidada y el objetivo es «aumentar la presencia» en los mismos.

«Este año salen creaciones hacia México, Estados Unidos, donde aumentan el número de ciudades, Dubai y un amplio etcétera, mientras que se registra un incremento importante en Bruselas», bandera este año del mercado europeo.

En España se siguen mostrando los diseños encargados por Vigo o Málaga como gran escaparate de la Navidad, aunque las luces y las decoraciones «no son solo para esta época», sino que la «capacidad de personalización de los proyectos» hace que Ilméx haya apostado firmemente por los «grandes proyectos».

Árboles de cristal en el Mundial de Catar 2022

La última cita será el próximo Mundial de Fútbol de Catar, donde junto a uno de los principales estadios de fútbol de Doha, donde se disputará un gran número de partidos de selecciones de todo el mundo, los aficionados podrán ver cómo sus banderas «brillarán» gracias al proyecto «Crystal Trees».

YouTube player
La empresa cordobesa Iluminaciones Ximénez, referente mundial en iluminación festiva y decorativa y festiva, llega este año a las antípodas y conquista Nueva Zelanda.

«Podemos dar al proyecto la personalización que el cliente desee», de ahí que se pueda adaptar una creación tanto a las celebraciones de México o Bélgica, que realmente cuando los ves son completamente distintos». «La música es completamente distinta, la animación, los puntos de luz», subraya Cabrera, quien reconoce que al final el cliente busca «innovar, sorprender y también tener algo más grande y mejor que el vecino».

Y ante la situación actual de crisis energética, Ilméx defiende su apuesta «decidida» por la sostenibilidad, lo que le ha supuesto varios premios de responsabilidad, aunque Cabrera reafirma la ventaja de LED y trata de negar el mito del «derroche» de las luces navideñas.

«El consumo de energía durante las navidades, con las luces que nosotros colocamos, puede llegar a ser el 0,001 por ciento del total del consumo de luz» de una ciudad al año, asegura Cabrera, por lo que es un dato «insignificante», y más aún con lo que puede «reportar» una decoración en términos de «turismo» y riqueza económica, concluye. EFE