La lluvia permite que el río Guadiamar vuelva a aportar agua a Doñana

Sevilla, (EFE).- El río Guadiamar ha recuperado este viernes su caudal tras las lluvias caídas en los últimos días, lo que le permite aportar de nuevo agua a las marismas de Doñana, de las que es su principal proveedor natural desde la provincia de Sevilla.

Según ha comprobado EFE a la altura del cauce en Gerena (Sevilla), el agua que estos días ha caído en la cabecera del río, en la Sierra Morena sevillana, ya discurre por su cauce, una imagen que no se veía desde el pasado abril, según ha explicado a EFE el geógrafo y responsable de Meteo Gerena, Jesús Núñez.

Para Núñez, que el río vuelva a tener agua «es sumamente importante, porque es el que proporciona más agua a las marisma de Doñana«, de modo que «si el Guadiamar lleva agua, las marismas se llenan también».

Ha señalado que el río suele secarse durante el verano, pero este año, debido a la sequía, no tenía agua desde abril, con lo que ha considerado «una gran noticia» que se pueda ver de nuevo su lecho cubierto de agua.

Recuperación tras el desastre de Aznalcóllar

No obstante, la altura del agua está aún distante del máximo caudal del río, pero es suficiente para que esté llegando poco a poco a Doñana.

El río nace cerca de la localidad de El Castillo de las Guardas (Sevilla) y discurre por varios municipios de la provincia de Sevilla, como Gerena, Sanlúcar la Mayor, Olivares, Benacazón y Aznalcázar, donde se encuentra el Vado del Quema, para llegar al Guadalquivir en Isla Mayor, a las mismas puertas del parque de Doñana.

En 1998, este río fue escenario de la mayor catástrofe ambiental de España, tras romperse una balsa de residuos en la mina de Aznalcóllar (Sevilla), lo que produjo el vertido al río de seis millones de toneladas de barro tóxico y aguas ácidas, ricas en cinc y arsénico muy cerca de Doñana, y para evitar que llegasen al parque se construyeron tres diques con los que se desvió el cauce. EFE