La medicina que nos ayuda a ser viejos más jóvenes

Cádiz, 20 nov (EFE).- Vivir más años puede no ser tan agradable si ese tiempo de vida no se disfruta en salud. Por eso la ciencia se afana en estudiar cómo retrasar el envejecimiento del cuerpo, un reto en el que se suceden los avances y que llama a una batalla individual.

«A principios del siglo XX la gente moría con una media de 50 años. Gracias a muchos avances, en España, uno de los tres países más longevos del mundo, ahora se sobrepasan los 80 y, en el caso de las mujeres, la media se acerca a los 85.

La tendencia es que la «esperanza de vida siga creciendo. Pero de lo que se trata es de alargar la vida en salud, no en enfermedad, en discapacidad», explica a EFE Ángel Durántez, pionero en España de la Medicina Preventiva Proactiva y de la Medicina para el Envejecimiento Saludable.

Ángel Durantez, autor del libro del libro “Joven a los 100, todas las claves para vivir más y mejor «, asegura que la carrera para retrasar el envejecimiento «depende de ti mismo».

Porque «depende de genoma y también del ambioma, de cómo te trata la vida y de cómo tu tratas a la vida», explica este médico.Por eso su medicina se define como «proactiva».

Las peores arrugas son las del alma


La misma opinión la comparte el dermatólogo Ricardo Ruiz, fundador de la Clínica Dermatológica Internacional de Madrid y jefe del servicio de Dermatología de la clínica Ruber Internacional: «Las peores arrugas son las del alma», afirma a EFE.

Ambos han participado recientemente en la XXXIII reunión del Grupo Español de Dermatología Estética y Terapéutica (GEDET).

En él, 900 especialistas y una cuarentena de empresas han abordado los últimos avances en terapias para retrasar el envejecimiento.

Mientras continúan las investigaciones y ensayos sobre técnicas para rejuvenecer células, tejidos y organismos, avanzan también los estudios y estrategias para lograr envejecer de forma más lenta.

Ángel Durántez lo aborda desde «la medicina de las Ps»: Preventiva, Proactiva, Participativa, Predictiva, Personalizada y Placentera.

Una estrategia que requiere que la persona se proponga el reto abordando las enfermedades «antes de que empiecen a dar la cara», sobre los 35 o 40 años.

Ocho pilares básicos

Los pilares en los que se basa son ocho, algunos de ellos de cuidado general: ejercicio físico, nutrición saludable, evitar hábitos tóxicos como el tabaco y el alcohol, higiene de sueño y control del estrés, la ansiedad y el estado de ánimo.

Otros tres son técnicas más médicas que consisten en optimizar los biomarcadores de la salud para que ocurra a su vez el metabolismo y los niveles hormonales a través métodos como los suplementos nutricionales.

«Se trata de un abordaje continuo, no puede ser puntual. Mis pacientes pasan un control médico, una ‘ITV’, cada seis meses, para valorar las necesidades de afrontar las agresiones del tiempo al cuerpo, como la oxidación, inflamación o la metinación».

Los suplementos nutricionales, que, según este médico, toman ya más del 50 % de los españoles, deben ser administrados con una prescripción específica para cada persona.

Porque «unos tienen unos objetivos y otros otro» y pueden ayudar al reto del antienvejecimiento de la misma forma que otras estrategias nutricionales como el ayuno intermitente, que activan en las células mecanismos de resilencia y limpieza.

Pero este experto recuerda la importancia de otras herramientas al alcance de cualquiera: «para hacer ejercicio sólo necesitas dos piernas, si no fumas ahorras dinero, dormir bien tampoco, y comer…

Comer bien es más caro que comer mal, la industria está organizada para aportar mucha caloría barata, mucho azúcar y las buenas verduras y frutas son más caras».

Cuidar la piel


Cuidar el cuerpo «por dentro» puede ser tan importante para retrasar el envejecimiento como cuidar su piel.

Y la ciencia no ha parado de innovar en este campo con infinidad de técnicas: infiltraciones, inductores de colágeno, botox, vitaminas, radiofrecuencias, ultrasonidos, etc.

Pero Ricardo Rúiz cree que la mejor terapia par retrasar el envejecimiento es seguir el refrán español «poco plato, mucho trato y mucho zapato», o lo que es lo mismo «mantener un peso adecuado, vida social, ilusiones, proyectos y hacer deporte o ejercicio».

Y cuidar el aspecto influye: «parecer más joven nos hace sentir más jóvenes».

«Coco Chanel decía que la naturaleza te da la cara que tienes a los 20, y que la que tienes a los 50 depende de ti», recuerda este dermatólogo especialista en antievejecimiento.

Para cuidar la piel, recomienda seguir las tres «R»: «resguardar» la piel del sol, «revitalizarla» con cremas y una dieta rica en antioxidantes y que evite los alimentos procesados, la sal y el azúcar, y «renunciar» a los milagros.

«Lo primero es no tener miedo a envejecer, los vamos a hacer todos, hasta los gurús del antienvejecimiento», afirma.

Jóvenes en consultas estéticas


El dermatólogo alerta del notable aumento de jóvenes que acuden a las consultas estéticas: «el tema de las redes sociales está afectando mucho, hay quien viene enseñando su foto en las redes sociales con un filtro en su piel y quiere hacerse algo para tenerlo igual.

«Es una locura la tiranía de la imagen. Hay que educar en la belleza de la imperfección», comenta.

Advierte de los riesgos de ser precoz tratando de rejuvenecer o cambiar la piel: «lo que se haga a los 20 pasa factura a los 50. Todo hay que hacerlo con discreción y sentido común».

Y siendo conscientes de que, por mucho que avance la ciencia, la batalla contra el envejecimiento está perdida, la que se gana es la de llegar a él cada vez mejor. EFE
Edición Web: Violeta Gil