Los andaluces en riesgo de pobreza llegan al 38%

Sevilla, (EFE).- Andalucía cuenta con 3,27 millones de personas en riesgo de pobreza y/o exclusión social en el año 2021, un 38,7 % de su población, lo que supone un incremento de 1,8 puntos respecto al año anterior e implica 157.294 personas más en esta situación.

Así lo recoge el informe 2022 de datos de pobreza y exclusión social en Andalucía, presentado este lunes por la Red Andaluza de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN-Andalucía), que detalla que, en términos absolutos, hay 2.700.000 de personas en situación de pobreza en la comunidad.

En el que es el primer informe con datos después de la pandemia de covid-19, se refleja un crecimiento en los principales indicadores del AROPE (pobreza y/o exclusión social). Aunque en mucha menor intensidad respecto a los pronósticos más negativos al inicio de la misma, ya que el empeoramiento ya se había detectado en el año anterior.

La tasa de pobreza en el 32,3%

La tasa de pobreza en Andalucía ha aumentado y se sitúa en el 32,3 %, la más alta de todas las regiones junto a Extremadura, 10,6 puntos por encima de la media nacional, mientras la tasa de pobreza severa, medida con un umbral del 40 % de la media de renta nacional, es del 15,9 %. De ahí que aumente también el riesgo de pobreza.

Esta cifra supone un aumento del 37 % respecto a los datos de 2020 y sitúa a Andalucía como la segunda región con mayor pobreza severa, solo superada por Canarias, y con 5,6 puntos más que la media nacional (10,3 % de la población).

riesgo de pobreza
Viandantes pasan junto a un cartel colocado por una persona que ejerce la mendicidad en una céntrica calle de Sevilla. El riesgo de pobreza aumenta en Andalucía. EFE/Julio Muñoz/Archivo

Juan Luis Delcán, presidente de EAPN-A, y Susana García, vicepresidenta, han desgranado estos datos en rueda de prensa coincidiendo con la celebración este lunes el Día Mundial para la Erradicación de la Pobreza y han reclamado a las autoridades «una estrategia de diseño de políticas de manera conjunta, porque esto no es responsabilidad de un ministerio, de una comunidad o de un ayuntamiento».

«Hay que poner en marcha medidas más ambiciosas e integrales, con un planteamiento a medio plazo», ha dicho Delcán, mientras García ha precisado que en Andalucía «el exclusivo efecto del ‘escudo social’ resguardó a unas 67.000 personas de caer en la pobreza».

Crecen las personas que no pueden mantener la vivienda

Destaca también el aumento de las personas que no pueden permitirse mantener la vivienda con una temperatura adecuada, que pasa del 11,3 % al 18 %, mientras un 54,7 % de la población experimenta dificultades para llegar a fin de mes, lo que supone un incremento de 1,6 puntos porcentuales respecto a 2020.

Además un 42,5 % de la población no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos y el 37,4 % no puede permitirse sustituir los muebles estropeados o viejos.

En Andalucía el 10,1 % de la población tiene gastos de vivienda superiores al 40 % de su renta disponible. Sin embargo entre las personas pobres la cifra casi se triplica y alcanza el 27,4 %.

El 22,8 % de las personas pobres gasta en vivienda más de la mitad de su renta, y un 6,9 % de los residentes en Andalucía habita una vivienda con falta de espacio, cifra que se eleva al 11,9 % en el caso de las personas pobres.

Desequilibrios entre Comunidades Autónomas

Delcán ha destacado que «el desequilibrio entre comunidades autónomas se aprecia en todos los indicadores de pobreza, que muestran cómo en Andalucía es persistente y consistente y evidencian la gran desigualdad que se produce en nuestro país entre zona norte y sur».

En cuanto al perfil de la pobreza, se acentúa lo que se venía viendo en los dos últimos años: personas de nacionalidad española, mayoritariamente mujeres y con un nivel educativo medio o alto, paradas u ocupadas, puesto que «no cualquier empleo protege de la pobreza».

Las mujeres asalariadas en la comunidad cobran de media al año 3.860 euros menos que los hombres, lo que supone una brecha salarial del 26,8 %, mientras más de 930.000 de ellas trabajan por debajo del salario mínimo interprofesional, según el informe.

La tasa de pobreza de los menores de 18 años es del 40,3 %, un aumento de 7 puntos respecto al año anterior. EFE

Edición Web: Luis Ortega