Málaga-Nueva York, autopista al turismo de EEUU con turbulencias políticas

María del Mar Domínguez I Málaga, (EFE).- Un vuelo directo es al turismo lo que una autopista al tráfico por carretera, por lo que la recuperación del vuelo Málaga-Nueva York a partir de junio de 2023 abre una puerta estratégica a Andalucía para el desarrollo del anhelado mercado estadounidense, de alto poder adquisitivo.

El aeropuerto elegido por la aerolínea United Airlines ha sido el de Málaga-Costa del Sol, que ha sumado entre enero y septiembre de este año más de 14 millones de pasajeros -el 67 % de los registrados en Andalucía-, y también fue el seleccionado por Delta para operar en los veranos de 2008 a 2019 una ruta entre esas mismas ciudades.

Alegría en la Costa del Sol y malestar en Sevilla

El anuncio de la compañía estadounidense de que conectará tres veces por semana sin escalas los aeropuertos de Málaga y Nueva York-Newark ha caído como un jarro de agua fría en Sevilla, donde acariciaban la posibilidad de poder contar con un enlace aéreo directo a la Gran Manzana.

Málaga-Nueva York
Un Boeing 737-824 de la compañía United Airlines, que anuncia una conexión Nueva York-Andalucía con base en el aeropuerto de Málaga. EFE/EPA/CAROLINE BREHMAN/Archivo.

Esa opción empezó a cobrar fuerza hace unos años a raíz de la cancelación del vuelo de Delta a Málaga, ya que hasta entonces parecía poco probable que dos rutas a Nueva York lograran ser rentables en la misma comunidad.

La decisión de United, que ha sido recibida por la Junta como una «gran oportunidad» para el turismo de Andalucía, no ha tenido el mismo eco en ambas provincias. Mientras que en la Costa del Sol todo el sector se ha felicitado de la recuperación del vuelo y mira a Houston o Miami como próximos objetivos, en Sevilla ha causado malestar, con cruce de acusaciones entre PP y PSOE.

Su alcalde, el socialista Antonio Muñoz, ha acusado a la Junta de «dinamitar» el trabajo de muchos años del Ayuntamiento para conseguir una conexión de la capital hispalense con Nueva York y ha sugerido que en la apuesta por Málaga de United Airlines ha influido la Consejería de Turismo.

¿Decisión política o criterios de mercado?

El presidente de la Federación Andaluza de Agencias de Viajes (FAAVE), Luis Arroyo, lo tiene claro: «una compañía aérea no abre una ruta porque un político diga aquí, sin un estudio de viabilidad», ha manifestado a EFE.

Arroyo considera «muy positivo» para Andalucía que los viajeros estadounidenses no tengan que llegar vía Madrid y se muestra optimista porque si la conexión de Málaga funciona, a United le pueden interesar otros destinos en la región, o bien otras aerolíneas se pueden fijar en Sevilla para «hacerle competencia».

Para el presidente del Consejo de Turismo de la patronal andaluza, José Carlos Escribano, la decisión es una «gran noticia» para toda Andalucía. «El éxito de esta operación es que una compañía privada analiza varias opciones y ve una oportunidad de hacer negocio; es el mercado, no es la Junta», ha subrayado.

Aunque el aeropuerto de Sevilla ha experimentado un gran crecimiento en los últimos años -en el acumulado hasta septiembre ha sumado 4.970.221 viajeros-, el de Málaga es el cuarto de la red Aena por detrás de Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca y se mantiene como la principal puerta de turismo internacional a Andalucía.

Alrededor de medio centenar de compañías han conectado este verano la infraestructura malagueña con 123 ciudades y 33 países, una conectividad que amplía el horizonte a quienes deseen visitar distintos puntos de Europa, recorrer España o hacer un circuito por las ciudades monumentales andaluzas.

Oportunidad en el año de la Solheim Cup

La Málaga-Nueva York, que será la única conexión directa entre Andalucía y Estados Unidos, llegará en un año clave en materia promocional en ese mercado turístico, ya que en septiembre de 2023 se celebrará en Casares (Málaga) la Copa Solheim, la competición por equipos más importante del golf femenino, que pondrá al destino en el foco.

malaga-nueva york
La golfista noruega Suzann Pettersen (i) junto a Carlota Ciganda, sostienen la copa del torneo Solheim Cup en Casares (Málaga), sede de la competición en 2023. EFE/Antonio Paz/Archivo

El estadounidense es un emisor con gran potencial, tanto por volumen de llegadas como por su elevado gasto. El ocio, las visitas a ciudades, las compras y la cultura fueron sus principales motivaciones en 2021 al visitar España, donde Andalucía es su tercer destino preferido, por detrás de Cataluña y la Comunidad de Madrid.

Entre enero y agosto de este año, 309.759 viajeros procedentes de Estados Unidos se alojaron en hoteles andaluces, donde realizaron 715.589 pernoctaciones, lo que supuso incrementos del 445,5 % y 333,5 % respecto al mismo periodo del pasado año.
Para entender la importancia del vuelo Málaga-Nueva York, basta con analizar el movimiento hotelero cuando Delta operó esta ruta, ya que Andalucía pasó de contabilizar 641.077 estancias hoteleras de viajeros estadounidenses en 2009 a 1.324.442 noches en 2019.

La fortaleza del dólar frente al euro

La apuesta de United Airlines por Málaga -también opera en Madrid, Barcelona, Tenerife y Palma de Mallorca- se conoce en un contexto de fortaleza del dólar frente al euro y después que la compañía haya registrado «niveles históricos de demanda de viajes a Europa» en el pico de este pasado verano, un 20 % más que en 2019.

Tras un paréntesis de tres años, esta aerolínea cubrirá el vacío que dejó Delta al cancelar el vuelo Málaga-Nueva York, que se inauguró en junio de 2008, cuando era consejero de Turismo Luciano Alonso, malagueño como Arturo Bernal (PP), el actual titular de Turismo, pero del PSOE, como el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz.

Una ruta que ya en las décadas de los setenta y ochenta operaban diariamente Iberia y TWA y que más tarde Air Plus Comet retomó con un vuelo semanal hasta 2004. EFE

Edición Web: Luis Ortega