Nilofar Bayat, activista y refugiada afgana: «Allí no hay vida para nadie»

Málaga I Daniel Luque (EFE).- La activista y refugiada afgana Nilofar Bayat (Kabul, 1990) asegura que en su país «no hay vida para nadie» tras la llegada al poder de los talibanes.

Por ello pide a la sociedad que apoye al pueblo afgano y especialmente a las mujeres, que «no pueden hacer nada solas»

Bayat, que sufrió una lesión en la médula espinal tras la caída de un misil en su casa cuando tenía 2 años, ha superado las barreras de su discapacidad.

Y se ha convertido en la primera mujer afgana en jugar en un equipo mixto de baloncesto en silla de ruedas, en el club Bidaideak Bilbao BSR, en España.

Coloquios en centros educativos

La activista y refugiada agfana está realizando diferentes coloquios en centros educativos de Andalucía con Amnistía Internacional.

Asegura que compartir lo que ocurre en Afganistán con las mujeres y las niñas es la manera de hacer que el mundo no se olvide de ellas y presionar al régimen talibán para que reabran las escuelas.

A Bayat le encanta España, pero todavía trata de encontrarse a sí misma en el país.

Ha lamentado la «terrible» situación en la que se encuentran las mujeres afganas después de la retirada de las tropas internacionales de Afganistán en verano de 2021.

«Ahora no hay vida para nadie», afirma la activista, que manifiesta que sus compatriotas viven por debajo del umbral de la pobreza porque no tienen trabajo.

Relata que la gente no está segura, que los talibanes están secuestrando a las mujeres jóvenes y que hay padres que están vendiendo a sus hijos por comida.

Nuevos desafíos


«El invierno está llegando y el desafío será doble» por el duro e intenso frío, ha lamentado Nilofar.

Además las mujeres «ni siquiera» pueden reclamar sus derechos básicos, trabajar, ir al hospital o disfrutar de la educación o de cualquier otra actividad, una «mala situación» que les genera «problemas mentales».

«Mientras haya intereses económicos o políticos en el país, los derechos humanos, de las mujeres o de los niños no significan nada», critica la baloncestista.

Esta refugiada afgana considera necesario el apoyo de los países fuertes para defender sus derechos y cambiar las reglas de los talibanes, aunque entiende que el resto no ve esta como su guerra.

Pagar el precio de la amistad

Bayat cree que sus compatriotas están pagando el precio de la amistad que tenía el anterior gobierno afgano con los estadounidenses y que por ese motivo, tras la retirada de esas tropas, se ha dado esta situación.

«Ha habido guerra desde hace más de 20 años en países como Irak, Siria, Yemen o Afganistán y ahora en Ucrania, y siempre es por intereses políticos», insiste.

Ha opinado que estos provocarán que continúen las guerras y se niega a entender cómo «los seres humanos» de su país «no significan nada para nadie».

Nilofar Bayat pide al Gobierno español que apoye al pueblo afgano y cree que esa decisión tendría efecto en otros países, que también se sumarían a este apoyo.

Por otro lado, exige a sus compatriotas que luchen y que no acepten a los talibanes como un gobierno legal, ya que no han sido votados. EFE

Edición web: Violeta Gil