Nirmal Purja «honra» a su amigo muerto en paracaídas con un nuevo salto

Sevilla, (EFE).- El montañero nepalí Nirmal Purja «Nims» ha realizado un nuevo salto en paracaídas horas después del accidente en el que se vio implicado en Sevilla y en el que murió el instructor, al que ha querido «honrar» con esa decisión.

El alpinista, que ostenta la plusmarca de haber ascendido los 14 ochomiles en menos tiempo, ha explicado en sus redes sociales que ha vuelto a entrenar en el aeródromo La Juliana, de Bollullos de la Mitación (Sevilla), «porque no puedo pensar en una mejor manera de honrar el legado de Dean», el militar británico de 36 años muerto en el accidente.

«Nims» acompaña su explicación con una foto del instructor muerto durante un salto de entrenamiento realizado el pasado viernes durante el cual se engancharon los paracaídas de ambos, aunque el nepalí pudo soltarse y activar el paracaídas de reserva, mientras que el instructor no pudo hacerlo y falleció.

«Fue el mejor de los mejores y un buen amigo. Él no sería feliz conmigo si me detuviera. Estaba totalmente enamorado de este deporte y su legado siempre será de gran talento», subraya sobre el fallecido el montañero nepalí, que durante 16 años estuvo en la marina británica.

Devastado por la muerte del instructor

Tras reconocerse «devastado» por la muerte del instructor, al que considera una «leyenda» del paracaidismo, «Nims» relata que el accidente se produjo durante un ejercicio estándar que comenzó cuando saltaron a 15.000 pies de altura y estuvieron en caída libre hasta los 3.500 pies.

El montañero añade que el paracaídas del instructor, cuando se le acercó, se «derrumbó» sobre él y se enredaron, tras lo cual pudo soltarse y activar el paracaídas de reserva mientras que el instructor descendía «a un ritmo más rápido» hasta caer al suelo, donde le atendió para intentar salvarlo aunque sin éxito.

«Estoy trabajando con todas las autoridades involucradas y ayudando plenamente con la investigación. Descansa en paz, hermano. Siempre te recordaré», concluye el mensaje de Nirmal Purja. EFE

Edición Web: Luis Ortega