Podemos Andalucía se planta por los incumplimientos del «pacto del rebujito»

Francisco J. Utrero I Sevilla, (EFE).- La «guerra fría» que viven desde hace meses los partidos a la izquierda del PSOE en Andalucía lleva camino de convertirse en un nuevo serial cuyas consecuencias en las elecciones municipales pueden mermar la representación de sus protagonistas, Podemos e IU, por los incumplimientos del denominado «pacto del rebujito».

El pacto de la discordia o del ‘rebujito’, como lo conocen los actores políticos que forman parte de Por Andalucía (Podemos, IU, Más País, Equo, Iniciativa del Pueblo Andaluz y Alianza Verde), fue amadrinado por la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, en plena feria de Sevilla, allanó el camino del acuerdo y señaló a Inmaculada Nieto (IU) como candidata a la Junta tras meses de negociaciones infructuosas.

La mediación del equipo de Yolanda Díaz hizo posible que Podemos e IU firmaran un acuerdo para concurrir juntos con el resto de partidos bajo la marca Por Andalucía, cuyo registro se convirtió en una rocambolesca operación, que dejó a Podemos como independiente en la coalición.

Podemos eleva la presión

Yolanda Díaz y su equipo vieron en la confluencia de izquierdas un embrión de su proyecto Sumar, pero las discrepancias, los errores y los pésimos resultados electorales en las autonómicas andaluzas restaron y dejaron a Por Andalucía con cinco diputados (una de IU, otra de Más País y tres de Podemos).

Podemos Andalucía
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (c), participa en un acto de campaña del partido ‘Por Andalucía’ que se presenta con Inmaculada Nieto (i) a la Presidencia de la Junta de Andalucía, y en el que ha participado también el líder de Más País, Iñigo Errejón (d). EFE/Daniel Pérez/Archivo

Ahora Podemos se ha plantado contra los «incumplimientos» del pacto por parte de IU, con la ayuda de Más País, y asegura que o se cumple o no habrá garantías de llegar a acuerdos para las elecciones municipales, han confirmado a EFE fuentes de la dirección morada, que no obstante está dejando un cierto margen a los territorios en la negociación.

Las fuentes sostienen que la estrategia de IU y Más País en el grupo parlamentario pasa por la «asfixia económica y el aislamiento» político de Podemos, en lo que califican como una «falta de respeto y ninguneo» a los tres diputados morados.

El pacto a dos, entre Podemos e IU, contempla la distribución de los puestos de salida y de los papeles que tendría cada partido en los debates más importantes, así como el reparto de fondos públicos y recursos con los que contarían de la financiación que otorga el Parlamento.

Guerra fría

La «guerra fría» entre Podemos e IU y Más País ha desembocado en el relevo de Alejandra Durán (Podemos) en la Mesa del Parlamento, que ha sido sustituida por Esperanza Gómez, líder de Más País en Andalucía, que también fue nombrada como portavoz adjunta del grupo, decisiones que -según Podemos- no están en el acuerdo.

Podemos Andalucía
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (d) y la portavoz de Por Andalucía en el Parlamento andaluz, Inma Nieto, durante el acto electoral celebrado en Dos Hermanas. EFE / José Manuel Vidal/Archivo

El grupo de Por Andalucía vive «tensionado» y es en la práctica hay dos grupos: uno compuesto por IU y Más País y otro por los tres diputados de Podemos, por la falta de comunicación, coordinación y las diferencias, pese a que su portavoz, Inmaculada Nieto (IU), quita hierro al asunto y esgrime que las discrepancias «no afectan» al funcionamiento y que hay «normalidad».

El acuerdo recoge también que el portavoz adjunto Juan Antonio Delgado (Podemos), el único que fue elegido en primarias, alternaría con la portavoz las preguntas al presidente de la Junta o un reparto de los recursos ( 40 % para IU y el 60 % para Podemos). «Nada de esto se ha cumplido» en lo que va legislatura, aseguran.

«No tenemos acceso a los fondos y hay un reparto de asesores completamente desproporcionado», denuncian las fuentes.
IU no se ve concernido por el pacto del ‘rebujito’ a dos, y esgrime que las decisiones se toman en una mesa de partidos que forman Por Andalucía, en la que no está Podemos, que ha intentado regular la toma decisiones en la misma de momento sin éxito.

Dudas ante las municipales

Con este panorama, la posibilidad de llegar acuerdos conjuntos en las municipales ofrece muchas más dudas que certezas, más teniendo en cuenta que Podemos ha acordado que su marca debe estar en las papeletas si se llega a un acuerdo en los territorios, una reivindicación parecida a la que los morados plantean a Yolanda Díaz ante el arranque definitivo de Sumar para las elecciones generales.

Pese a las peleas en las cúpulas de los partidos, la fuentes consultadas indican que ahora hay diálogo entre los partidos que forman Por Andalucía y que existe un preacuerdo en Sevilla para ir en listas conjuntas, mientras en Málaga hay «serias» dificultades y en el resto de provincias contactos sin más.

Si hay acuerdos, otra cuestión será el nombre con el que concurran esas coaliciones. Algunos dirigentes de esos partidos creen que la denominación Por Andalucía está «mas que amortizada» tras el fracaso en las elecciones autonómicas.

La previsión de Podemos es concurrir en unos 80 municipios andaluces, el 10 % de las localidades aunque al ser en grandes ciudades representan el 58 % del censo andaluz. EFE