Un «follón» de debate presupuestario andaluz

Sevilla (EFE).- El debate final en el Parlamento para aprobar los presupuestos de 2023, los primeros del Gobierno del PP con mayoría absoluta, se ha convertido en un enrevesado intercambio de estrategias políticas en torno a las enmiendas, un «follón» para quien dirige la sesión, el presidente del Parlamento, Jesús Aguirre.

El pleno comenzó a las 12:00 horas, pero ya había contado con una sesión previa cuando en la Junta de Portavoces, cuyo orden del día nada tenía que ver con el asunto, los grupos abrieron el debate sobre las enmiendas de PSOE y Por Andalucía, que se cayeron del debate porque fueron registradas fuera del plazo marcado el pasado lunes.

El PP anunció que iba a permitir que ambos partidos presentaran esas enmiendas a los presupuestos de 2023 oralmente en el pleno, el único resquicio que le quedaba a estas dos formaciones para que se votaran mañana, a la espera de ver si Vox permitía o no la unanimidad necesaria para ello.

PSOE y Por Andalucía deciden no presentar sus enmiendas


Sin embargo, en esta disputa por ganar el partido del relato político, PSOE y Por Andalucía decidieron que se estaba produciendo un «juego sucio» del que no querían formar parte y avanzaron que no presentarían las enmiendas.

Con el rechazo que obtuvieron el viernes pasado en la Comisión de Hacienda daban por zanjado el debate.

La diputada Inmaculada Nieto defiende la posición de su grupo. EFE/José Manuel Vidal

En el pleno mantuvieron esa posición, pero obtuvieron otra réplica del PP. Su portavoz, Toni Martín, anunció que iban a hacer suyas las enmiendas que se habían estado «negociando» con ambos partidos de izquierda, que eran seis del PSOE y cinco de Por Andalucía.

La enmienda que se empleó como ejemplo, una de Por Andalucía para rendir cuentas al Parlamento sobre la colaboración público-privada, abrió el «lío» de un debate presupuestario de mayoría absoluta que hace semanas se preveía tranquilo y sin sorpresas.

El PP pidió presentar «in voce» esta y las otras diez enmiendas de la izquierda, en lo que expuso como una muestra de su voluntad de diálogo.

Fuentes populares han asegurado que se llevaba tiempo negociando sobre ellas, también esta semana después de conocerse que llegaron fuera de plazo, aunque PSOE y Por Andalucía lo niegan.

En ese momento, mientras una diputada de Adelante advertía de que no se estaban enterando de qué se votaba, desde Por Andalucía insistían en que no había ninguna enmienda suya y desde la bancada socialista cuestionaban si el PP quería hacer de gobierno y oposición.

¡Qué follón habéis liado!


«¡Qué follón habéis liado!», exclamó Aguirre ante las quejas de uno y otro lado. «Me estáis liando…», volvió a decirle a los miembros de la Mesa que intentaban aclarar a qué correspondían esas decenas de papeles que le habían llegado a la mesa.

Ante el aluvión de propuestas del PP, Aguirre no dudó en reprender al portavoz popular, Toni Martín, de su partido, por entregarle «un taco de enmiendas» sin haberlo comunicado a la Mesa, una reprimenda muy aplaudida por la bancada de la izquierda.

Por un lado el PP y por otro PSOE y Por Andalucía se acusan de mantener una estrategia política que va más allá de los presupuestos.

La izquierda acusa al PP de imponer su mayoría absoluta y el Gobierno busca zafarse de la etiqueta del «rodillo» que quieren colocarle.

Mientras se van debatiendo secciones de unos presupuestos que superan los 45.000 millones, ningún partido da por zanjada la pelea política de las enmiendas: «Esto no ha terminado, todavía queda mucho pleno», advierte una diputada. EFE

Edición Web: Violeta Gil