Universidad espera aprobar el nuevo modelo de financiación el próximo mayo

Luis Ortega I Córdoba, (EFE).- La Consejería de Universidad, Investigación e Innovación de la Junta de Andalucía espera aprobar el nuevo modelo de financiación para las universidades «el próximo mayo», un sistema que se basará en la «diversidad» evitando una «fórmula lineal» que produciría «desajustes».

En una entrevista con EFE en el Real Círculo de la Amistad de Córdoba, el consejero, José Carlos Gómez Villamandos, que fue presidente (2019-2022) de la Confederación de Rectores de España (Crue), ha señalado que su objetivo sigue siendo «lo mismo que quería antes», que es «mejorar el sistema universitario para un mejor servicio a la sociedad andaluza».

Ha apuntado la «complejidad» que supone ser «el primer sistema universitario de España» y el reto de atender la «gran diversidad» que existe, con universidades centenarias y entornos socioeconómicos «completamente diferentes», por lo que «no podemos aplicar una fórmula lineal» de financiación que «produce desajustes».

Una vez superado el «modelo de 2006» que para Villamandos «perjudicó a una serie de universidades de una forma constante», el nuevo modelo buscará una «fórmula general» que distribuya una cantidad de fondos y luego otros «mediante contratos-programas» que permitan «ayudar a la universidad a mejorar» y atender «sus singularidades».

Tras la última reunión con las universidades andaluzas a principios de año y la prevista el 10 de febrero, Villamandos considera que la «situación ideal» sería alcanzar un «acuerdo» sobre la base del modelo en marzo «como muy tarde» y, tras el «trámite normativo», que en «mayo pueda estar aprobado».

Nóminas de personal garantizadas

Una financiación que debe paliar la situación del personal docente e investigador y cuyas nóminas «no corren riesgo», ha asegurado el consejero, quien ha resaltado que la «prioridad» será «financiar al personal» con una política de «estabilización y de renovación de las plantillas».

«El modelo de financiación tiene que ser una herramienta de mejora en sí mismo, y no es un fin, por lo que desde luego la mejora de las condiciones laborales es una prioridad», sentencia el consejero.

universidad financiación
Con la inminente entrada en vigor de la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), el consejero de Universidad, Investigación e Innovación de Andalucía, José Carlos Gómez Villamandos, espera aprobar el nuevo modelo de financiación el próximo mayo. EFE/Salas

Por otro lado, respecto a las tasas universitarias y las bonificaciones, Villamandos defiende que Andalucía «es una de las tres comunidades autónomas que tiene unas tasas menores» y además cuenta con «bonificaciones» de hasta el «90 por ciento», unas «condiciones» que acercan a la «universidad europea».

No obstante, el consejero reconoce que las «terceras y cuartas matrículas» suponen un «incremento muy alto de precios» y existen «situaciones complicadas» de los alumnos ante la coyuntura económica que hacen que «abandonen una asignatura o su estudio, que al final es un fracaso para todos».

Por ello, la Consejería se reunirá con el Consejo Asesor de Estudiantes «a mediados de febrero» para «trabajar en alguna estrategia» para beneficiar a aquellos estudiantes «que lo necesiten en algunas condiciones particulares», algo que ya ocurre con el programa Erasmus, que cuenta «con un 5% más» para atender necesidades similares.

Mapa dinámico de titulaciones

Asimismo, Villamandos ha abogado por una reorientación del mapa de titulaciones ya que algunas «son muy demandadas por el sector productivo», con empleabilidad «del 100 por ciento» y «por la sociedad», pero «no alcanzan el número suficiente de estudiantes», por lo que el «problema viene de las etapas anteriores».

universidad financiación
Con la inminente entrada en vigor de la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), el consejero de Universidad, Investigación e Innovación de Andalucía, José Carlos Gómez Villamandos, asegura en una entrevista con EFE que se «corregirá» la misma en la región al afectar al nuevo modelo de financiación universitario para Andalucía. EFE/Salas

Por ello, ha abogado por una campaña de «sensibilización» y de «información» para que «no vean esas carreras como una situación difícil» y «vean realmente todo su potencial». Por ello, el consejero ha afirmado que se potenciará un «mapa dinámico» de titulaciones donde las universidades «cada dos o tres años» puedan «ofertar titulaciones» dependiendo de «unos criterios».

Concretamente, la «demanda social» y las «capacidades de la propia universidad» basadas en «una territorialidad». «No es cuestión de que vayamos replicando titulaciones entre provincias simplemente porque en ese momento tienen una gran demanda», ya que hay un «factor importante» como la «empleabilidad» que se tendrán en cuenta».

Además, también hay «titulaciones que pueden tener una singularidad y que son necesarias» y que cuentan con una «demanda social» que «no podemos abandonar» tampoco «por nuestra propia historia», por lo que la calve será «buscar la colaboración entre universidades» para ir hacia «grados interuniversitarios» que «optimice recursos» y que «no dejamos abandonados campos del saber que son necesarios».

Iniciativas de la privada

Finalmente, ante la situación de la universidad privada en Andalucía, Villamandos ha recordado que es la región «con menos universidades privadas» de España y si se atiende «al índice de población pues muchísimo menos», mientras que existen «más de 7.000 estudiantes andaluces estudiando fuera en universidades privadas».

«Es una iniciativa que entra dentro del marco constitucional y del marco normativo de la Administración, por lo que no se puede decir que no», ha manifestado el consejero, quien ha enfatizado que Andalucía exigirá «criterios de calidad» y por eso hay «dos iniciativas» del gobierno anterior que «pasarán al Parlamento y éste determinará si se aprueba».

Además, hay «otras seis pendientes» de las cuáles las que lleguen «con informe negativo» del Ministerio «no las pondremos en marcha» y las que cuenten con el informe «favorable», que ahora mismo «hay dos» deben contar con los «informes de la Agencia de Evaluación Andaluza».

Corregir la LOSU

universidad financiación
Con la inminente entrada en vigor de la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), el consejero de Universidad, Investigación e Innovación de Andalucía, José Carlos Gómez Villamandos, asegura en una entrevista con EFE que se «corregirá» la misma en la región al afectar a la universidad el nuevo modelo de financiación para Andalucía. EFE/Salas

Por otro lado, la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación de la Junta de Andalucía «corregirá» la futura Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), cuya tramitación está en el Senado y se espera que se apruebe a finales de febrero, al entender que «desarticula el sistema».

El consejero andaluz ha recordado que se trata de una ley «con mucha polémica» y que se ha hecho «intentando contentar a todos» pero sin atender «a la integridad del documento».

«Se ha producido un descontento general» en la comunidad universitaria, asegura Villamandos, quien ha subrayado que el objetivo era una ley «que no permitiera acercarnos más a Europa» y «ser más eficaces» y con «controles importantes», si bien el gobierno «optó por un modelo diferente que «desarticula el sistema universitario».

«Da respuesta más a los movimientos independentistas que a lo que necesita el sistema universitario, por lo que desde Andalucía intentaremos, en el ámbito de las competencias autonómicas, corregir todo aquello que entendemos que es desarticular el sistema y no reforzar el sistema», ha apostillado el consejero.

Homogeneidad en la Ebau

Por otro lado, ha valorado que la próxima Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (Ebau) sea «exactamente igual» que a del año pasado, aunque ha lamentado que el Gobierno quiera «acelerar una serie de procesos» e instaurar un «nuevo modelo» sin «consenso» ni «saber cómo implantarlo».

En este sentido, aunque este año «sea una experiencia piloto», Villamandos ha abogado por una Ebau que otorgue «igualdad de oportunidades a cualquier joven de España» y que cuente con «una homogeneidad en los criterios y en contenido», que lleve hacia una prueba «única».

«Es necesario una homogeneidad en la evaluación y en los contenidos» y el Gobierno tiene una «herramienta que no quiere utilizar» y que es la «Alta Inspección Educativa», por lo que debe «cumplir con sus funciones» de «mantener una homogeneidad y una igualdad de oportunidades en todo el sistema universitario».

Una situación que para Villamandos se debe al «paso atrás» en la autonomía universitaria y a la «neutralidad que tienen que tener las universidades» que «se complica» con la nueva LOSU que, a su juicio condiciona el «gobierno» de las propias instituciones y, además «da ala a los claustros» para que «se posicionen políticamente» en asuntos «que no son de la propia universidad».

Por ello, ha abogado por «preservar la autonomía universitaria» y evitar que la «política» se adueñe de las universidades, ha concluido. EFE