Azcón hace balance con cifras, pocos anuncios y reproches a sus antecesores

Zaragoza (EFE).- El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha aprovechado el último debate sobre el estado de la Ciudad del mandato para hacer balance de sus primeros casi cuatro años al frente del Ayuntamiento. Ha dado muchas cifras sobre proyectos puestos en marcha, no ha hecho ningún anuncio nuevo y ha reprochado gobiernos anteriores, sin olvidarse de la estabilidad que ha aportado Cs como socio de gobierno y los apoyos puntuales de Vox.

Un debate que se ha iniciado con un minuto de silencio en recuerdo a las víctimas que ha dejado la pandemia de covid-19, la mayor crisis sanitaria, económica y social que ha sufrido España desde la Guerra Civil, agravada también «de forma inesperada» por «una terrible guerra originada por la agresión salvaje e intolerable de Putin al pueblo de Ucrania», ha recordado el alcalde zaragozano.

La segunda ciudad con más calidad de vida

A pesar de estas circunstancias, Azcón ha ofrecido un balance de gestión «razonable», «mucho mejor que otras ciudades» y sin contar apenas, ha advertido, con apoyos de otras administraciones. Ha insistido que ha mejorado «ampliamente» la ciudad que recibió «en junio de 2019» y que, de acuerdo con un informe de la OCU, es «la segunda con mejor calidad de vida».

Asimismo, según Azcón, el «éxito» de las pasadas fiestas del Pilar son «fiel reflejo» de esa realidad, del potencial como una ciudad «pujante, dinámica y abierta», y de su capacidad como sociedad para «superar las adversidades por graves y duras que sean».

No obstante, ha reconocido que esos «aciertos» son resultado del compromiso de la coalición y del apoyo «puntual» de Vox. Y por eso ha agradecido a los trece concejales de la coalición (siete del PP y seis de Cs) haber dejado de lado cualquier obtención de rédito partidista y ser «ejemplo de unidad, sentido común y coherencia». Todo ello ha permitido llegar a este punto del mandato con el 87 % de las 50 medidas acordadas en junio de 2019.

Altísima estabilidad

Azcón ha contrapuesto el «altísimo grado de estabilidad política» del actual Gobierno PP-Cs a los «líos constantes entre los socios del tripartito de izquierdas que encabezaba el PSOE». Este fue «pernicioso en alto grado para la gestión y el progreso municipal», y al «choque con cualquier institución, entidad o persona que no comulgase con sus postulados políticos» que protagonizaban Zaragoza en Común y Podemos «una semana tras otra».

«Los dos mandatos anteriores de la izquierda, los de PSOE, Podemos y ZEC, se caracterizaron por tener gobiernos disfuncionales que perdían mucho tiempo en crear problemas innecesarios. Nosotros nos hemos volcado en lo contrario: en desbloquear la gestión, activar la administración y resolver problemas a los vecinos de Zaragoza», ha resumido Azcón.

Así, además de enumerar todos los proyectos e inversiones puestos en marcha en materia de asistencia social, vivienda, mayores, transporte público, seguridad pública o urbanismo, entre otras, el alcalde zaragozano ha hecho especial hincapié en la gestión de las arcas municipales.

En este sentido, ha asegurado que este Gobierno ha conseguido, «aumentando la inversión y rebajando impuestos», absorber el «agujero» de 103 millones de euros de deuda que afloró una auditoría interna y reducir otros 200 millones más.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, durante su intervención en el último debate del estado de la ciudad del actual mandato. EFE/ Toni Galan

Mil millones de euros de inversión movilizada

Ha bajado el periodo medio de pago a proveedores a 22 días y reducido el tipo del IBI al mínimo legal del 0,4 % que, junto al paquete de ayudas fiscales y las devoluciones de la plusvalía, ha supuesto ahorrar a los vecinos, ha asegurado Azcón, «alrededor de 45 millones de euros».

También ha citado el Plan Fiscal de Atracción de Inversiones y que ha conseguido poner en funcionamiento hasta 300.000 metros cuadrados de suelo que han permitido, solo en terrenos de titularidad municipal, iniciativas para movilizar en torno a 1.000 millones de euros en inversión y alrededor de 3.000 puestos de trabajo directos e indirectos.

Las medidas y planes de dinamización en tres años sumarán alrededor de 40 millones de euros en deducciones fiscales, y otros 8 en ayudas a mercados, emprendedores y comercio local, más los 5 que se aportarán en 2023 para continuar con el programa «Volveremos».

Mantener una ciudad saneada en lo económico y con capacidad inversora, más segura, más sostenible, respetuosa con el medio ambiente, impulsora de la economía circular y comprometida en la lucha contra el cambio climático son los objetivos que defiende el actual alcalde, junto a la innovación tecnológica y el desarrollo de la Ciudad Inteligente, entre otros.