Calviño defiende ante Lambán la reforma de secesión por la convivencia en Cataluña

Zaragoza (EFE).- La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha defendido ante el presidente de Aragón, Javier Lambán, la acción del Gobierno para mejorar la convivencia en Cataluña, y aunque discrepen por la reforma del delito de sedición, ha subrayado el deseo compartido de «no volver atrás».

Así lo percibe Calviño, quien en una comparecencia con Lambán ha expresado su respeto a los distintos de puntos de vista sobre la supresión del delito de sedición. Pero «todos coincidiremos -ha enfatizado- en el deseo de no volver atrás».

Según la vicepresidenta, el Gobierno se encontró en 2018 una situación de enorme conflicto, de enfrentamiento dentro de la sociedad catalana, que se ha dejado atrás.

«Creo, modestamente, que desde el Gobierno de España hemos ayudado a mejorar la convivencia en Cataluña», ha remarcado Calviño. Ha apostado por seguir trabajando en la misma dirección, en el restablecimiento de las relaciones entre los catalanes y en mejorar la implicación de Cataluña en el conjunto de España.

Ataques ‘virulentos’ desde los extremos

Además, ha incidido en que le llama la atención que los ataques más virulentos sobre la cuestión procedan de los extremos, del independentismo radical y del PP. Ambas formaciones gobernaban en 2017 y llevaron «a un choque de trenes -ha aseverado- al que no queremos volver».

Calviño ha hecho hincapié en que la concordia y la convivencia son el mejor camino para seguir mejorando la economía española y en que la estabilidad y la confianza son factores fundamentales para el crecimiento económico y la creación de empleo. Comparte con el presidente, Pedro Sánchez, que anuncios de inversiones en Cataluña tan importantes como las de la multinacional Cisco o de Volkswagen no se hubieran dado en 2017.

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, en una comparecencia con el presidente de Aragón, en Zaragoza. EFE/Javier Cebollada

Así, para la ministra se ha avanzado mucho en relación con la confianza de los inversores internacionales en el conjunto de España, incluida Cataluña.

Lambán ha mostrado también su respeto a la visión de Calviño, pero ha justificado su rechazo a la supresión del delito en que la que tienen los aragoneses sobre el independentismo es «muy peculiar», por vecindad histórica, cultural, social y económica. A estas alturas, ha dicho, «no excluye ver con mucha preocupación el futuro de esta comunidad», no tanto por lo que es su conjunto, sino por lo que son particularmente los independentistas.