Diez detenidos por cultivar más de 44.000 plantas de marihuana en el Pirineo

Zaragoza (EFE).- La Guardia Civil ha detenido a diez personas e investigado a otras dos, que están en paradero desconocido, por su presunta vinculación con nueve macrocultivos de marihuana en zonas del Pirineo oscense que arrasaban y en las que han localizado 44.382 plantas de esta sustancia.

Las investigaciones de la denominada operación «Periculum», en la que han intervenido más de cien agentes, comenzaron el pasado mes de marzo. La Guardia Civil halló entonces varias plantaciones de marihuana en parajes recónditos y casi inaccesibles de las comarcas del Sobrarbe y la Ribagorza, en Huesca.

Cada plantación era atendida por dos o tres personas que se ocultaban en el bosque hasta en veinte campamentos perfectamente camuflados y quienes cultivaban y mantenían las plantaciones a través de extensos sistemas de riego, que incluían generadores y balsas para almacenar el agua que extraían de embalses cercanos.

Los «cuidadores» disponían de varias vías de escape a través del bosque para huir de los agentes en caso de ser descubiertos. Incluso en alguno de los campamentos habían instalado rudimentarios sistemas de alarma que daban aviso ante la posible presencia de algún extraño.

Estas personas contaban con alimentos, gas, artículos básicos y material de trabajo para mantener las plantaciones y que les permitían permanecer en el campamento hasta 6 meses.

Para crear estos campamentos y las zonas de cultivo, los presuntos autores cortaban árboles y arrasaban con la masa forestal en la zona que ocupaban con el fin de hacer llegar el agua, desplazarse con mayor facilidad entre las plantaciones o para fabricar y mantener secaderos de la marihuana cosechada.

Durante varios meses los agentes recabaron datos de los presuntos autores y de las macro plantaciones con caminatas por los bosques durante varios kilómetros dada la difícil ubicación de los cultivos. Contaron con el apoyo puntual de la Unidad Aérea de la Guardia Civil para poder concretar la ubicación exacta y la extensión de los cultivos y los campamentos.

En el momento de la explotación de la operación también participó el Grupo de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil para el transporte por embalses de los guardias civiles y así acceder con mayor celeridad, y con embarcaciones por agua para trasladar a los detenidos y retirar el material incautado.

En la operación también se han incautado once balsas de agua, dos generadores, cinco bombas de agua, teléfonos móviles y múltiples herramientas dedicadas al cultivo, cuidado, secado y envasado de la droga.

Tras su puesta a disposición del Juzgado Único de Boltaña, su titular ha decretado el ingreso en prisión provisional de los diez detenidos. También ha dictado orden de búsqueda y detención para otras dos personas, como presuntos autores, todos ellos, de delitos de pertenencia a organización criminal y contra la salud pública por cultivo y tráfico de drogas.