El 60,8 % de los escolares con ideas suicidas en el ámbito educativo son chicas

Zaragoza (EFE).- El protocolo para la prevención, detección e intervención de la ideación suicida en el ámbito educativo, implementado por los departamentos de Educación y Sanidad de Aragón, ha permitido este curso detectar 140 casos, el 60,86 % de los cuales son chicas con una edad media de 13,4 años.

El objetivo de este protocolo, puesto en marcha el curso pasado, es ayudar al alumnado en esas situaciones complicadas y garantizar su protección y cuidado. Así lo han han puesto de manifiesto los consejeros de Sanidad y Educación, Sira Repollés y Felipe Faci, en una rueda de prensa junto a la psiquiatra de la Unidad de Coordinación de Salud Mental de la Dirección General de Asistencia Sanitaria del departamento de Sanidad, Cristina Abad, y la jefa de Servicio de Equidad del departamento de Educación, Isabel Tolosona.

Los consejeros de Sanidad y Educación del Gobierno de Aragón, Sira Repollés(2i) y Felipe Faci (2d), presentan el protocolo para la prevención, detección e intervención de la ideación suicida en el ámbito educativo. EFE/Javier Cebollada

En este primer trimestre del curso escolar, el 57,6 % de las ideas suicidas afectan a menores de un entorno desestructurado, un 35,8 % presentan desarraigo sociocultural, un 35 % están relacionados con casos de acoso escolar, un 27 % con violencia (intrafamiliar o sexual) y un 10 % con conflictos de identidad de género.

Necesidad de prevención temprana

El 47,82 % es alumnado de Secundaria, especialmente de 3º y 4º, y un 30,43 % de Primaria, mayormente de los ciclos de 5º y 6º.
En este sentido, Abad ha hecho hincapié en el «cambio de tendencia llamativo» que presentan la última etapa de la Educación Primaria y la necesidad de empezar la prevención en etapas tempranas de la educación, además de la complejidad de las conductas suicidas y que el riesgo fluctua y es variable.

Destaca asimismo el hecho de que el 60 % de los casos presentaban antecedentes por enfermedad mental y el 40 % familiares.
Por provincias, el 78 % de los casos se han notificado en Zaragoza, el 6 % en Teruel y el 16 % en Huesca; un 31,53 % se han detectado en el ámbito rural y un 68,47 % en el urbano.

Además, entre un 8 y un 10 % de los casos presentan un alto riesgo de suicidio, motivo por el que ambos departamentos están homogeneizando criterios de valoración con el fin de detectar qué casos necesitan de una intervención sanitaria urgente, una atención especializada en salud mental y cuáles necesitan de una atención y ayuda proporcionada directamente en el centro escolar y con las familias u otros recursos.

406 casos el año pasado

En el curso pasado se detectaron 406 casos, con una media de 13,7 años, el 63,97 % en Secundaria, de los que 142 fueron en 1º y 2º, y 63 casos en 5º y 6º de Primaria, etapa educativa donde se concentraron el 22,54 % de las conductas suicidas, mientras que en Bachillerato se dieron el 8,57 % y el 4,41 % en FP.

Tanto en el curso 2020-21 como en el actual hubo un suicidio consumado, según Isabel Tolosona, y en ninguno de ellos se había activado el protocolo, por lo que el consejero de Educación ha apuntado la importancia de que «cuanto antes se active, mejor, fundamentalmente para la protección del alumno», pero también para disponer de información para «actuar, prevenir e intervenir».

Ni generar alarma ni minimizar los casos

Faci ha reconocido que «no es cuestión de generar alarma» pero «no es bueno minimizar ningún caso», como a su juicio cree que ocurrió en el caso de Saray, una escolar de un centro concertado de Zaragoza de 10 años que intentó suicidarse a principios de curso, y ha recordado que cualquiera del centro escolar o de la familia puede activar el protocolo.

Además, Cristina Abad ha advertido de que la herramienta permite identificar los datos de sufrimiento en la población infanto-juvenil porque en estos casos «siempre hay situación de malestar o sufrimiento emocional».

El protocolo comienza en el propio centro escolar donde en el momento en el que cualquier miembro de la comunidad educativa (profesorado, alumnado, familia o personal no docente detecta un posible caso de riesgo, la dirección del centro lo comunica tanto a inspección de educación como al equipo de orientación educativa en convivencia escolar.

Caso a caso

Tras asegurar las medidas de protección necesarias, se produce el intercambio de información con la Dirección General de Asistencia Sanitaria del Departamento de Sanidad para estudiar caso a caso y determinar las acciones a llevar a cabo para prevenir y evitar un intento autolítico.

El equipo de salud mental recomienda al Equipo de Orientación Educativa en Convivencia Escolar las medidas a ejecutar y revisa, pasado un periodo de tiempo, que se hayan realizado. En el curso pasado se analizaron 406 casos, de los que el 5 % necesitaron de una intervención sanitaria intensiva.

De cara al próximo curso se está trabajando en la evolución de un diseño informático que, a través de una plataforma multidepartamental, facilite la integración de los datos entre ambas consejerías.