El Festival de Jazz de Zaragoza vuelve con Bill Cobham y Steve Turre

Zaragoza, (EFE).- Bill Cobham, Steve Turre o Elíades Ochoa son algunas de las credenciales de la trigésimo novena edición del Festival de Jazz de Zaragoza, una cita que regresa este año a la normalidad del 13 al 27 de noviembre.

Son siete los conciertos que conforman la programación de este festival que se celebrará en el Auditorio de Zaragoza y que se completa con varias actividades dentro y fuera de este recinto que llevarán el jazz a otros rincones de la ciudad.

La vicealcaldesa y consejera de Cultura, Sara Fernández, el coordinador del festival, Jaime Borobia, y el director del Auditorio de Zaragoza, Miguel Ángel Tapia, han presentado la nueva edición.

El Auditorio de Zaragoza acogerá el festival. EFE/Javier Cebollada

Conciertos

El programa comenzará con el saxofonista y compositor norteamericano Immanuel Wilkins el 13 de noviembre “un concierto intimista”, según Borobia, en el que mostrará un equilibrio “entre lo cerebral y lo sentimental” y en el que se podrá disfrutar de la mezcla del ‘groove’ de este artista “con lo técnico y la suavidad”.

El concierto del 18 de noviembre correrá a cargo de la vocalista francodominicana nominada a los premios Grammy Cyrille Aimée, que regresa a Zaragoza tras su paso por el festival en 2017 con “la sutileza de una voz que integra elementos brasileños” y del jazz manouche.

El día 19 será el turno del panameño criado en el barrio de Brooklin (Nueva York) Billy Cobham, “el más potente de los nombres tradicionales” del cartel y “un histórico del jazz imprescindible, según el coordinador del festival, además de ser uno de los representantes más significativos del jazz fusión.

El 20 de noviembre, el Auditorio recibirá a Steve Curre, trombonista y “uno de los innovadores más destacados del jazz”, pionero en integrar las conchas marinas dentro del universo jazzístico.

El día 25 servirá para celebrar el primer cuarto de siglo del histórico álbum Buena Vista Social Club, de la mano de una de las estrellas del disco, Elíades Ochoa, quien acudirá al auditorio a ofrecer su son.

El maestro del oud, el laúd árabe, y su introductor en el jazz, Dhafer Youssef, actuará al día siguiente con un concierto que será su única fecha en España, en la que mostrará por qué se le considera “uno de los intérpretes más talentosos de este instrumento”.

El 27 de noviembre, como colofón, se contará con la actuación del saxofonista Vincent Herring y del trompetista y fliscorno Joe Magnarelli en formato quinteto, que rendirán homenaje al gran músico Lee Morgan en el quincuagésimo aniversario de su muerte con “Playing Lee Morgan”.

Jazz en familia

Más allá de estas actuaciones, Jazz For Kids/Jazz en Familia ofrecerá tres conciertos, uno el día 26 y dos el 27, dirigidos a un público familiar.

El proyecto Jazz for Kids presenta “Las ventanas del Jazz”, un viaje musical a través de este género en el continente americano, mientras que los días 23, 24 y 25 de noviembre tendrán lugar los conciertos didácticos, en colaboración con el servicio de Educación del ayuntamiento.

Habrá también otras actividades que mezclarán esta música con otras artes, como el Taller Comic Jazz en la Harinera ZGZ, el sábado 12 de noviembre, impartido por Josema Carrasco y Marta Martínez y que contará con la guitarra de Alonso Martínez.

Actividades paralelas

La Filmoteca de Zaragoza ofrecerá además los días 16, 17 y 18 de noviembre, respectivamente, los pases de ‘Jazz en un día de Verano’, Thelonius Monk: Straight Not Chaser’ y ‘Mo’ Better Blues’, a los que se podrá acceder con entrada libre hasta completar aforo.

Además, la librería Cálamo (19 de noviembre) y La Casa Amarilla (sábado 26 de noviembre) acogerán las ‘performance’ de Alonso Martínez and Friends y de Ambient Waves Dúo, y durante ese mes se celebrarán distintos conciertos La Bóveda, Café Rock and Blues, “centros donde mantienen durante todo el año la llama y el espíritu del jazz”, según Borobia, así como una nueva edición de Jazz al Margen.

Cita obligada

La vicealcaldesa ha estacado que este festival es una “cita obligada en la agenda cultural nacional e internacional” que crece cada año para incorporar «nuevas disciplinas artísticas» y que se retoma, según Borobia «con más fuerza y entusiasmo que nunca, después de dos años de limitaciones» por la pandemia.

Por Marcos Díaz. Edición web: Lourdes Sarsa