Luz Gabás: El pasado debe servir para reflexionar, pero no para volver a él

Jose Oliva

Barcelona (EFE).- La escritora aragonesa Luz Gabás, ganadora del Premio Planeta con la novela «Lejos de Luisiana», que evoca la colonización española de este territorio en el siglo XVIII, cree que «el pasado debe servir para reflexionar, pero no para volver a él».

En una entrevista con EFE, Gabás ha dicho que no tiene sentido juzgar el pasado desde el presente. «Pedir perdón implica que hay un rencor, y yo no puedo pretender que haya un rencor sobre algo que sucedió hace 500 años. Un rencor como sociedad es una construcción ficticia que se ha hecho con una intencionalidad política«.

Admite que esa visión presentista de la historia es un signo de nuestros tiempos, pero la ve «errónea». Piensa que demuestra hasta «cierta ignorancia», porque «se queda con los titulares de hechos históricos pero no profundiza».

Reflexionar sobre el pasado; no recuperarlo

A la autora de «Palmeras en la nieve» le gusta zambullirse en el pasado para «reflexionar sobre él, pero no para recuperarlo». Esa tendencia a recuperar como si pudiésemos volver atrás en el tiempo y solucionarlo «no sólo es imposible, sino hasta un poco esquizofrénica».

En la novela ganadora del Premio Planeta, que se publicará el 4 de noviembre, la escritora oscense recurre a «una tercera persona, con un narrador omnisciente pero multiperspectiva». Eso le facilita cambiar de escenas según el punto de vista del personaje que está en esa escena.

La aragonesa Luz Gabás, ganadora del Premio Planeta con la novela ‘Lejos de Luisiana’. EFE/ Toni Albir

El texto sigue un orden cronológico y está estructurada en cuatro partes, tantas como tiene el Misisipí: curso alto, curso medio, curso bajo y mar.

Descartó California, donde vivió durante un año -en San Luis Obispo- por ser «un territorio del que se sabe algo más durante el período colonial, con alguna novela relacionada, como ‘Misión Olvido’ de María Dueñas».

Indios y vaqueros

Se decantó por la Luisiana española no solo por lo poco explorada que está en la ficción, sino porque en su cabeza «tenía las historias de indios y vaqueros de las películas americanas». Gabás quería ahondar en esos años que transcurrieron entre «El último mohicano» y las películas de John Wayne.

La escritora ha invertido tres años, con la sola ayuda puntual de su hermana, para preparar la documentación de la novela, leyendo decenas de artículos en inglés sobre la época en el archivo de la Louisiana Historical Association, así como los diarios de los militares españoles.

Aunque la parte histórica es atractiva por «el contexto exótico» que nos resulta, no llega a apoderarse de la historia de ficción, algo que subrayó el miembro del jurado del Premio Planeta Juan Eslava Galán.

«La novela es para mí una gran historia de amor, por la tierra, de amor entre un hombre y una mujer, y muchas más historias de amor. Hay un español y una francesa, y los protagonistas son un indio y una francesa, porque la protagonista femenina vive varias etapas de amor», relata Gabás.

La escritora Luz Gabás recoge el Premio Planeta por su novela histórica «Lejos de Luisiana». EFE/ Toni Albir

Descartó visitar Luisiana, un territorio de Estados Unidos que no conoce, porque lo que se conserva no pertenece a la etapa española. «Yo tenía que viajar a la Luisiana de los balcones de madera españoles y no a la de los balcones bonitos de forja franceses», relata.

Respirar el aire de sus personajes

En cambio, sí que visitó Macharaviaya, en Málaga, pueblo natal del gobernador Bernardo de Gálvez, «para saber de dónde salió alguien que llegó a tan altas instancias», que participó en la guerra de la Independencia de Estados Unidos junto con los franceses. De alguna manera quiso hacer su recorrido, «respirar su aire», aunque luego la novela no narre las hazañas de Gálvez.

Atribuye el poco conocimiento que se tiene de las hazañas de Gálvez a que «la generación posterior estuvo liada en la Guerra de la Independencia contra los franceses, y por tanto se perdió una generación que habría podido narrar aquellas gestas».

Sin embargo, opina la autora que «al contrario que los ingleses, los españoles tenemos un problema con el marketing de nuestra historia, y es más fácil que sepamos sobre la vida de Enrique VIII o los Tudor que de nuestros reyes».

Habitual en la novela histórica, Gabás se sirve del género por puro entretenimiento y el deseo de sumergirse en el proceso de documentación, para tirar de un hilo del que luego sale otro.

Experiencia sanadora

Escribir la novela durante la pandemia le resultó «una experiencia sanadora», porque se comparaba con los que vivieron en el siglo XVIII. Se sentía «afortunada, sin falta de comida, sin pasar frío», y con espíritu relativizador. Llegó a la conclusión de que «la vida siempre ha sido difícil y antes más que ahora».

Tras el éxito que tuvo la película basada en «Palmeras en la nieve», Gabás no oculta que le gustaría que la ganadora del Planeta acabara también en la gran pantalla. «Todos los escritores visualizamos nuestras novelas en cine, pero esto ya no depende de mí, aunque estoy segura que sería un peliculón», comenta.

Editado por Isabel Poncela