Pofirio Fisac, nuevo entrenador del Casademont: el equipo ha de quitarse el miedo a perder

Zaragoza (EFE).- Porfirio Fisac, nuevo entrenador del Casademont Zaragoza, ha destacado que el equipo se tiene que quitar de encima «el miedo a perder».

A este respecto ha puesto como ejemplo a su rival de este sábado, el Carplus Fuenlabrada, del que ha comentado que se ha quitado «el miedo a perder que es lo que lleva casi siempre a la derrota. Es ese miedo es el que se tiene que sacudir de encima el conjunto aragonés de baloncesto.

El Casademont Zaragoza, por su parte, confía en el efecto Porfirio Fisac, fichado esta semana en sustitución del técnico austriaco Martin Schiller, para lograr el primer triunfo de la temporada ante un rival directo por la permanencia.

«Fuenlabrada es un equipo que ha sufrido en las primera jornadas, que ha sido capaz de competir bien pero que también ha tenido que cambiar de entrenador. Este cambio ha permitido a algunos jugadores liberarse y a otros sacar la experiencia que tienen. Es una rival complicado y difícil», ha explicado en su primera rueda de prensa como nuevo entrenador.

El técnico Porfirio Fisac vuelve a dirigir al Casademont Zaragoza en sustitución de Martin Schiller. EFE/Javier Cebollada

Igualmente ha analizado que es un equipo «con puntos muy claros y expertos, muy bien estructurado en el puesto de base, con jugadores jóvenes y de cantera y con una batería de interiores y exteriores muy compensada».

Volver como reto

Fisac considera su regreso al equipo aragonés «un reto importante. Ha reconocido que no ha vivido muchas experiencias de equipos en dificultades y que eso significa tener que adaptar su forma de trabajar.

«Aún así creo que tengo la suficiente experiencia, pero sobre todo las suficientes ganas para poderlo sacar adelante. El grado de esfuerzo y de compromiso tienen que ser máximos. El talento es muy importante pero hay dos cosas en la que tenemos que progresar, la confianza en nosotros mismos y el conocimiento del juego», ha destacado.

El técnico de Fuenterrebollo ha reconocido que, debido a la premura de tiempo de su llegada y a que apenas ha tenido tiempo de entrenar con la plantilla, serán sus ayudantes los que dirijan al equipo y que él va a estar apoyándoles.

Creer en si mismos

«No podemos cambiar los sistemas de juego en un día. Una de las cosas que intento transmitirles es compartir el balón, eso es fundamental. También que son buenos, que no son tan malos y que tienen que creer en sí mismos», ha desvelado.

Porfirio Fisac opina que, a priori, a la plantilla le puede faltar «conocimiento de la liga o experiencia» y que intentará conseguir una mayor regularidad y que no tenga tantos vaivenes en el juego.

«Hay que buscar la regularidad de trabajar defensivamente y compartir ofensivamente el balón. Es lo primero que quiero hacer», ha asegurado.

Preguntado por la falta de acierto en los lanzamientos triples y en los tiros libres que ha tenido el equipo hasta ahora ha señalado que no cree que haya tenido una plantilla con tantos tiradores.

«Hay gente que tira bien y de buen nivel. ¿Dónde está el mal para que no consigamos esos tiros? A veces es por la cabeza porque hay momentos en que el jugador no cree en sí mismo, y para un tirador eso es sagrado, y otras veces es por la repartición de juego. La cabeza hace que un jugador pueda ser muy bueno, brillante o que sea vulgar y corriente», ha argumentado.

Por Enrique Pérez. Edición web: Isabel Poncela