Abreu, Borges, Curbelo… más de 140 apellidos portugueses en Canarias

Ana Santana

Santa Cruz de Tenerife (EFE).- Abreu, Acosta, Borges, Rivero y Curbelo son algunos de los más de 140 apellidos portugueses presentes en Canarias que indican el enorme peso demográfico de Portugal en el poblamiento y colonización del archipiélago después de su conquista, afirma el investigador Francisco García-Talavera.

Los apellidos se convierten en una importante herramienta para el conocimiento de la historia de los pueblos, señala en declaraciones a EFE el investigador, que presenta en el Museo de Naturaleza y Arqueología (MUNA) de Santa Cruz de Tenerife su publicación «Apellidos portugueses en Canarias. Su aportación a la Historia”.

Y la frecuencia e importancia del poblamiento luso en Canarias reflejado en la prevalencia de sus apellidos no es lo suficientemente conocido y valorado por la sociedad en general, pese a que también se manifiesta en la multitud de portuguesismos y nombres comunes en el habla de los canarios, añade el investigador.

Lo mismo ocurre con «el ingente número de topónimos de origen portugués que encontramos diseminados a lo largo y ancho de la geografía insular», señala Francisco García-Talavera, quien subraya que con esta nueva publicación pretende seguir contribuyendo al conocimiento de algunos aspectos inherentes a la población canaria en los años en que se estaba conformando la nueva sociedad isleña después de la conquista de las islas, que duró casi un siglo (1402-1496).

También quiere dejar constancia «de la enorme aportación al mestizaje antropológico y cultural llevado a cabo por los colonos portugueses» y para este propósito «acudimos a uno de los principales sellos identitarios de las personas: el apellido, con toda la carga genealógica e histórica que lleva implícita».

El estudio de la onomástica canaria que viene realizando Francisco García-Talavera desde hace décadas le ha llevado de alguna manera y tras leer “entre líneas” muchos documentos históricos de Canarias a la conclusión de que los apellidos representan «una extraordinaria herramienta para el conocimiento de la evolución histórica de los pueblos colonizados, a pesar de las imposiciones y los intentos aculturativos del colonizador».

Siempre quedan huellas y vestigios que nos permiten sacar conclusiones válidas para nuestro propósito, precisa.

Los datos estadísticos de cada apellido que se plasman en este libro han sido elaborados a partir del INE (Instituto Nacional de Estadística) en 2021, según la provincia de nacimiento, para conocer su distribución en el Estado español.

En ellos se puede observar su grado de frecuencia en todas las provincias españolas, tanto si figura como primer apellido o como segundo.

Y en la mayoría de ellos se observa una mucho mayor prevalencia en Canarias (a veces hasta el 98%) que en el resto de las provincias del Estado, lo que «ya nos está indicando algo».

También se detalla el caso en que un apellido se repite en una misma persona (a veces producto de la endogamia), así como el de los nacidos en el extranjero.

Estos datos fueron completados con su prevalencia a nivel mundial y adaptados a este estudio con las cifras aproximadas ofrecidas por «Forebears Surnames», a la vez que se constata la enorme influencia demográfica, histórica, cultural y hasta lingüística de los canarios en América, en donde es fácil detectar su presencia a través de los apellidos en todos los países iberoamericanos, incluso en los Estados Unidos, puntualiza el investigador.

Y tratándose en este caso de apellidos portugueses enraizados en Canarias, García-Talavera ha tomado como fuente principal la obra de Manuel de Sousa (2002) «As origens dos Apelidos das Familias Portuguesas», editado en Portugal.

«También acudimos a una fuente de datos que se nos antoja muy reveladora: el listín telefónico y así hemos ”destripado” las guías telefónicas de Lisboa (como representativa del conjunto de Portugal), Azores y Madeira, algunos de los lugares de procedencia de muchos de los colonos portugueses que se establecieron en Canarias durante el siglo XV (principalmente en Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria, La Gomera y El Hierro), y en los siglos XVI y XVII en La Palma y Tenerife, las últimas islas en conquistar y en las que la presencia portuguesa fue mayor», comenta el investigador.

En dicho periodo se originan por castellanización o transformación de los originales algunos de los apellidos que podríamos denominar como “canario-portugueses”, como es el caso del Gonçalves a González.

De la relevancia de este legado histórico en el archipiélago da idea sólo unos ejemplos de los apellidos más comunes en Canarias y que son de origen portugués: Acevedo, Afonso, Aguiar, Albelo, Bacallado, Báez, Barreto, Borges, Brito, Castro, Chávez, Coello, Concepción, Correa, Rivero, Silva, Socas, Sosa, Tejera y Yanes, por citar algunos entre la relación que ha recopilado García-Talavera.