Redescubrir Las Palmas de Gran Canaria con imágenes captadas por sus cámaras de seguridad

Las Palmas de Gran Canaria (EFE).- La arquitecta y artista multidisciplinar Cristina Maya regresa al Centro de Arte La Regenta con su propuesta «Vida pública», con la que pretende «inquietar» e invitar a reflexionar sobre la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria a partir de imágenes tomadas por las cámaras de control de tráfico cedidas por el Ayuntamiento.

Maya ha presentado en rueda de prensa su nueva obra, que se inaugurará este viernes y se podrá visitar hasta el 14 de enero, con la que cierra su trilogía dedicada a la ciudad con un claro propósito de generar crítica y transformación desde las imágenes que la retratan y que se gestó durante la panademia de coronavirus.

Su proyecto lo inició en 2017 con la exposición «Especular con el suelo», en la que los protagonistas fueron vecinos y colectivos diversos, y a la que siguió «Ciudad favorita» en 2019, con mobiliario urbano del almacén municipal de la antigua fábrica La Favorita, pues su intención siempre es emplear recursos ya disponibles, en este caso, la tecnología.

La artista vuelve al mismo espacio de La Regenta, una sala de tan solo 33 metros cuadrados que ya albergó sus otras dos muestras, pero en esta ocasión repleta de pantallas modernas y antiguas, que han sido donadas para la exposición, en las que el visitante podrá descubrir la ciudad desde las vistas aéreas que se ofrecen desde La Isleta hasta Ciudad Alta.

En total, son 52 monitores, distribuidos por el suelo y las paredes de la sala, en los que se visionarán las imágenes de las cámaras de la Concejalía de Movilidad y también el acceso denegado que ha encontrado para desarrollar su proyecto en la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Mercalaspalmas o la empresa Sagulpa, y que también ha querido plasmar.

La muestra respeta la legislación en materia de protección de datos, según ha recalcado la artista, que consultó a juristas y abogados quienes le remitieron a la Agencia Estatal de Protección de Datos, que autorizó su propuesta.

Las personas están pixeladas y las matrículas de los vehículos difuminadas, pues lo que importa, según la artista, es presentar el «gran teatro de masas y los actores anónimos» de la ciudad a «modo de danza», y ofrecer distintos momentos en un mismo lugar.

La exposición se irá dotando de más contenido con las grabaciones pendientes, que se llevarán a cabo los días 14, 15, 29 y 30 de noviembre, y 15 y 16 de diciembre, a las que invita a participar.

La muestra presenta doce horas diarias de grabación que coinciden con el horario de apertura y cierre del centro de La Regenta, cuyo director, Alejandro Vitaubet, fue quien encargó esta trilogía a Maya.

El control que ejercen las cámaras de vigilancia es un propósito más de su proyecto, ha explicado Maya, quien ha dicho que ella misma se enfrenta directamente con su mirada «a esos ojos que todo lo ven», pero su intención, en cualquier caso, es incitar a la reflexión y ofrecer otra visión de la ciudad.

El concejal de Movilidad, José Eduardo Ramírez, quien se prestó desde un principio a colaborar con la artista, ha hecho hincapié, por ejemplo, en que en las imágenes se hace más visible que los vehículos ocupan espacios que deben ser devueltos al ciudadano y que en ellas también se aprecia la transformación que ha sufrido Las Palmas de Gran Canaria, que seguirá en ese proceso transformador en los próximos meses. EFE