Torres, con la única línea roja de la ultraderecha para pactos poselectorales

Las Palmas De Gran Canaria (EFE).- El presidente de Canarias y secretario regional del PSOE, Ángel Víctor Torres, ha dicho este viernes que su única línea roja para los pactos poselectorales será la ultraderecha, y ha asegurado que aunque aspira a la mayoría absoluta, es consciente de que nunca ha habido una en Canarias, por lo que tendrá que pactar.

En declaraciones a los periodistas previas a la reunión del comité regional de los socialistas canarios, Torres ha señalado que no se sentará con quienes no defienden valores democráticos y que, a partir de ahí, en base a los resultados y los programas defenderá su voluntad de continuidad.

Preguntado por si buscará repetir con las mismas fuerzas políticas (Nueva Canarias, Podemos y Agrupación Socialista Gomera) aunque matemáticamente alguna de ellas no fuese necesaria, el presidente canario ha indicado que tiene voluntad de continuidad y que «todo aquel que se quiera a sumar al proyecto colectivo tiene abiertas las puertas del Gobierno».

En este sentido ha subrayado que la política canaria lleva muchos años transitando hacia políticas de acuerdos y gobiernos de alianza sin mayorías absolutas en donde el PSOE «siempre ha sido un partido de confluencia, puesta de puntos en común y consensos».

«Este Gobierno empezó con cuatro fuerzas y termina con cuatro fuerzas. Sería distinto si alguna hubiera abandonado el Ejecutivo o se hubiese cesado a consejeros de otros partidos, pero la solvencia y estabilidad del actual Gobierno ha quedado demostrada», ha opinado Torres, que ha insistido en que se trata del segundo equipo que llega hasta el final de legislatura sin romperse, «pese a todas las adversidades».

Ya durante su discurso en la apertura del comité, Torres ha dicho que incluso las encuestas de otros partidos «que pensaban que no íbamos a llegar ni a las Navidades de 2019» les colocan en primera posición, si bien ha dicho que «la única encuesta verdadera es la del día de las elecciones».

El secretario general del PSOE canario ha hecho asimismo un llamamiento a sus compañeros de filas para primar la unidad y dejar de lado las diferencias internas a la hora de conformar las listas electorales.

«Si algo nos diferencia es que ponemos a la organización por encima. Empieza una etapa dura de conformar listas, pero hay que hacerlo con lealtad, poniéndonos a disposición de quienes han ganado los procesos internos», ha referido Ángel Víctor Torres.

También ha criticado que otros partidos generen «inestabilidad institucional», y se ha referido al PP en el Ayuntamiento de Arrecife o a lo sucedido en el Cabildo de Fuerteventura.

Asimismo ha lamentado que la derecha «prefiera el apocalipsis» y ha esgrimido que frente al caos, el PSOE prefiere entregar las instituciones con mejores datos que los recibidos y gestionar las crisis de otra forma.

Respecto a su gestión, ha destacado los procesos de estabilización del personal del Gobierno canario, «pese a algunas heridas que siempre hay», así como avances en Dependencia o Sanidad, como el hecho de que ya se puedan tratar cánceres en islas no capitalinas, el incremento de las plazas públicas para la educación de 0 a 3 años y la mayor penetración de renovables en el mix energético de las islas.

Por último ha hecho referencia a la crisis miratoria y a los avances en las concesiones de ayudas a los afectados por la erupción volcánica de La Palma.

Sobre la inmigración, ha destacado al reducción en cerca de un 30 % de las llegadas tras los acuerdos del Gobierno de España con Marruecos.

«Las cosas se debieron hacer mejor y a veces nos sentimos solos. Pero fuimos solidarios y humanitarios», ha dicho Torres.

En cuanto a La Palma, ha admitido que es «imposible» devolver la misma casa a quien la ha perdido porque en buena parte de los sitios la altura de la lava impide construir en décadas.

«Hay que entender la rabia, que es una reacción humana. Pero se debe dar paso a la racionalización, a la reflexión y al análisis. En ningún lugar del planeta ha habido una respuesta similar por parte de las administraciones, que han dado más de 600 millones en ayudas y entregado 298 casas.

Ha agregado que aunque es consciente de que es imposible cumplir las expectativas de muchos ciudadanos afectados, La Palma «volverá a ser una isla de futuro». EFE