Científicos de Canarias colaboran en el hallazgo de una alteración genética que causa inflamación por la covid en niños

Barcelona (EFE).- Científicos españoles de Canarias, Madrid y Cataluña han participado en el descubrimiento de una alteración genética responsable del síndrome inflamatorio multisistémico inducido por la covid-19 en niños.

El trabajo, que publica la revista «Science», ha identificado por primera vez mutaciones en tres genes (OAS1, OAS2 y RNASEL) en cinco pacientes de entre tres meses y 14 años con el síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C) causado por SARS-CoV-2, el virus de la COVID-19.

El descubrimiento ha revelado que las proteínas codificadas por estos genes están implicadas en el reconocimiento de material genético viral (ARN) y su degradación y ayuda a explicar, al menos en parte, por qué algunos pacientes, principalmente niños, desarrollan este síndrome días o semanas después de ser infectados por el virus.

Estos resultados han sido obtenidos por investigadores del consorcio internacional (COVID Human Genetic Effort -CHGE- http://www.covidhge.com), un proyecto codirigido por Jean Laurent Casanova, de la Universidad Rockefeller de Nueva York e investigador del Instituto Médico Howard Hughes, y Helen Su, del Instituto de Alergia y Enfermedades Infecciosas de EEUU, en el que participan alrededor de 50 Centros de Secuenciación (Sequencing Hubs).

En este estudio ha participado el Sequencing Hub del Servicio Canario de Salud, coordinado por Carlos Rodríguez Gallego, del Servicio de Inmunología del Hospital Universitario Doctor Negrín de Las Palmas de Gran Canaria, en colaboración con Rebeca Pérez de Diego (Instituto de Investigación Hospital Universitario La Paz, Madrid) y Carlos Flores (Hospital Nuestra Señora de Candelaria e Instituto Tecnológico y de Energías Renovables del Cabildo de Tenerife, ITER).

También han participado investigadores de la plataforma Kids Corona del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona liderados por Iolanda Jordan y Laia Alsina con el apoyo de Jordi Anton, Victoria Fumadó, Rosa Maria Pino y el Biobanc Sant Joan de Déu, así como Aurora Pujol (IDIBELL-Hospital Duran i Reynals, Barcelona).

El trabajo ha permitido identificar factores genéticos e inmunológicos que causan que algunos pacientes, algunos de ellos jóvenes, padezcan una neumonía grave, en ocasiones mortal, tras la infección por el virus SARS-CoV-2.

Los investigadores han detectado errores congénitos de la inmunidad mediada por los Interferones tipo I (IFNs) en aproximadamente 1-5% de los pacientes y la presencia de autoanticuerpos (anticuerpos frente a componentes de nuestro organismo) que bloquean a estos IFNs en aproximadamente entre un 15 y un 20% de los pacientes no vacunados y con COVID-19 crítico.

Micrografía de viriones de SARS-CoV-2. EFE/CSIC

«Estos descubrimientos mostraron la importancia crucial de los IFNs, producidos tras el reconocimiento del material genético del virus (ARN) por receptores de células inmunológicas y células epiteliales del tracto respiratorio, en la defensa frente a SARS-CoV-2», han explicado Carlos Rodríguez-Gallego y Rebeca Pérez de Diego.

Según los investigadores, el MIS-C es una presentación poco frecuente de la infección por el virus SARS-CoV-2 (aproximadamente 1 de cada 10.000 niños infectados).

En las personas afectadas, diferentes partes del cuerpo pueden presentar una inflamación exagerada, entre ellas corazón, pulmones, riñones, cerebro, piel, ojos o los órganos gastrointestinales.

«Esta afección ocurre predominantemente en niños días o semanas tras la infección, aunque se han descrito algunos casos en adultos. Sin embargo, la mayoría de los niños con este síndrome no han sufrido neumonía y generalmente no presentan una infección viral detectable en el tracto respiratorio superior en el momento del inicio de la enfermedad», han detallado Iolanda Jordan y Laia Alsina.

Las investigadores han resaltado que hasta ahora no se habían identificado las causas de desarrollo de MIS-C y que han identificado mutaciones en tres genes pertenecientes al sistema OAS-RNAseL en 5 pacientes de edades comprendidas entre 3 meses y 14 años, dos de ellos españoles.

Para hacer el estudio, analizaron datos de 558 pacientes con MIS-C de 16 países diferentes, con edades comprendidas entre los tres meses y los 19 años.

Los investigadores secuenciaron todos los genes completos o las regiones codificantes (exomas) del genoma de los pacientes y de 1.228 individuos con infección por SARS-CoV-2 asintomática o leve.

«En el Sequencing Hub del Servicio Canario de Salud estudiaron pacientes de varios hospitales españoles, principalmente del Hospital 12 de Octubre y del Hospital San Joan de Deu, y dos de los cinco pacientes con estas mutaciones procedían del Hospital San Joan de Deu», ha precisado Carlos Flores.

El estudio ha demostrado que las mutaciones genéticas en OAS1, OAS2 y RNASEL causan que algunas células del sistema inmunológico (principalmente monocitos y macrófagos) produzcan un exceso de mediadores (citocinas) inflamatorias.

Este exceso de respuesta inflamatoria es probablemente debido al reconocimiento del ARN viral persistente, no degradado, por receptores celulares como RIG-I o MDA-5, con la participación de las proteínas MAV, lo que desencadena la inflamación sistémica y el desarrollo de MIS-C, según el trabajo.

«Los resultados abren la vía para adaptar los tratamientos a los pacientes en función del defecto genético o molecular detectado, un ejemplo de medicina personalizada y de precisión y también permitirán avanzar en el conocimiento de otras enfermedades como el síndrome de Kawasaki», han concluido los investigadores. EFE

1011900

mcp-fjn/fl