El catálogo de vestigios franquistas de Santa Cruz pide la retirada del monumento a Franco

Santa Cruz de Tenerife (EFE).- El Boletín Oficial de Canarias publica este jueves la resolución de la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes por la que se aprueba el catálogo de vestigios franquistas de Canarias, que inicialmente se ciñe a los de Santa Cruz de Tenerife, donde se identifican 79 y se recomienda la retirada del monumento a Franco.

Enumera monumentos, esculturas, objetos, escudos, inscripciones y lápidas, denominaciones de calles, espacios urbanos y honores y distinciones (medallas, hijos adoptivos, hijos predilectos) relacionadas con personas que participaron en la sublevación militar, la Guerra Civil y la represión de la dictadura.

Entre ellas se cuentan militares golpistas, militares, voluntarios y fallecidos en la Guerra Civil, voluntarios del 18 de julio y posteriores, alféreces provisionales y sargentos provisionales, cargos políticos en periodo de excepción y posteriores, ideólogos, propagandistas e iconógrafos del régimen y civiles colaboracionistas.

En el catálogo se incluyen una serie de recomendaciones, entre ellas la retirada del grupo escultórico del monumento a Franco, tanto la base, «símbolo de la contribución de Tenerife a la sublevación militar», la figura del arcángel, que simboliza el vuelo de Franco para iniciar la guerra en el avión ‘Dragon rapide’, y la figura alegórica del general sobre el arcángel representado como un joven atlético vestido con una túnica que alude a la bandera nacional y presenta al frente una espada que se identifica como una cruz.

También propone la retirada de los escudos ubicados en los remates de los 9 pilares que se distribuyen en el muro posterior que sirve de marco al conjunto y en el que está instalada la fuente en forma de cascada, los escudos alegóricos a los 9 partidos judiciales de la provincia de Santa Cruz de Tenerife en 1960 y que representan «la pretensión de significar el reconocimiento de la sublevación militar y de la Guerra Civil como causa justa y legal».

En otros casos se propone la retirada de placas y honores, o un proceso de contextualización que elimine toda reminiscencia de loa al franquismo en elementos que se puedan salvaguardar.

El catálogo «deberá someterse a cuantas actualizaciones sean precisas al objeto de incorporar al mismo la totalidad de los existentes» en el ámbito territorial de Canarias, se indica en la citada resolución, contra la que cabe interponer recurso de reposición por la vía administrativa o la judicial, en el TSJC.

Los vestigios en cuestión son:

Monumentos: Mercado Nuestra Señora de África-Puente General Serrador (1943), Monumento a los Caídos en la plaza de España (1947), y Monumento a Franco en la Rambla de Santa Cruz-antigua Rambla del General Franco (1964-1966).

Esculturas y objetos: Arco de la Barriada de García Escámez (1944-1947), Obelisco a Francisco García-Escámez (1946-1949), Busto a José Enrique Marrero Regalado (década de 1950), Hélice del crucero Canarias (1936/1940/1980), Busto a Joaquín Amigó de Lara (1986) y Busto a Cándido Luis García Sanjuán (2008).

Escudos, inscripciones y lápidas: Escudo de la Comandancia Naval de Santa Cruz de Tenerife (1945), Inscripción Grupo Escolar José Antonio (1944), Inscripción Grupo Escolar Onésimo Redondo (1944), Lápida funeraria en honor de Estanislao Gómez-Landero (1947), Lápida en memoria de Estanislao Gómez-Landero (1947), Lápida de la barriada de la Victoria (1950), Lápida funeraria del general García Escámez (1951), Placas del Instituto Nacional de la Vivienda (1954/1954-1957), Lápida e inscripciones del Grupo José Antonio (1955), Lápida e inscripciones del Grupo Nuestra Señora de Candelaria (1955), Lápida e inscripciones del Grupo Juan XXIII (1966) y Lápida a los Caídos de Igueste de San Andrés (1975).

Denominaciones de calles, espacios urbanos y otros: Calle Anatolio de Fuentes García (1973), Calle comandante Moreno Ureña, Calle Conde de Pallasar (1973), Calle Darias y Padrón (1970), Calle Francisco Bonnín (1964), Calle José Maldonado Dugour (1973), Calle Juan Vara Terán (1973), Puente General Serrador (1943), Rambla General García-Escámez (1973), Calle Calvo Sotelo (1936), Calle Capitán Gómez Landero (1937), Calle comandante Sánchez Pinto (1937), Calle Santiago Cuadrado (1936), Calle Teniente Martín Bencomo (1937), Calle Cándido Luis García Sanjuán (1973), Calle Doctor Zerolo (1956), Calle Miguel Zerolo Fuentes (1973), Calle Modesto Vidarte (1969), Calle Sargento Provisional (1967), Plaza Joaquín Amigó de Lara (1973), Plazoleta del Alférez Provisional (1967), Puente Javier de Loño Pérez (1973), Avenida Francisco La Roche (1952), Calle Américo López Méndez (1973), Calle Belisario Guimerá y del Castillo Valero (1973), Calle Eusebio Ramos González (1973), Paseo Francisco Aguilar y Paz (1994), Plazoleta Doctor Pablos Abril (1967), Calle Adalberto Benítez Togores (1982), Calle Elías Ramos González (1978), Calle Manuel Ramos Vela (1982), Calle Pintor José Aguiar (1982), Glorieta del Arquitecto Marrero (1956), Calle Ernesto Groth (1982), CEIP Fray Albino (1944), CEIP García-Escámez (1945), Susana Villavicencio (1975), Barrio y plaza de la Victoria, Barrio General García-Escámez, Barrio del Marqués de Somosierra, Mercado de La Abejera-García-Escámez y Campo de fútbol García-Escámez.

Honores y distinciones: Vicente Sergio Orbaneja (1939), Francisco García-Escámez e Iniesta (1946), Regimiento de Infantería n.º 49 y al Regimiento Mixto de Artillería de Tenerife (1956), Blas Pérez González (1957), Belisario Guimerá del Castillo Valero (1976), Cándido Luis García Sanjuán (1991), Joaquín García Pallasar (1956), Joaquín Amigó de Lara (1967), Adalberto Benítez Tugores (1971), José Varela Iglesias (1940), Agustín Muñoz Grandes (1955), José Antonio Girón de Velasco (1955), Luciano García Machiñena (1969), José Aguiar García (1970), Francisco Aguilar y Paz (1989), Voluntarios del 18 de julio y 122 condecorados (1940-1973).

El documento ha sido elaborado por el equipo de investigación de la Universidad de La Laguna integrado por las doctoras María Isabel Navarro Segura y Yolanda Peralta Sierra y el doctor Ricardo Guerra Palmero, por encargo de la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias. EFE