El Consulado de Sierra Leona ofrece su ayuda a la familia Abioseh para documentar a los niños

Las Palmas de Gran Canaria (EFE).- El Consulado Honorario de Sierra Leona en Las Palmas de Gran Canaria ha ofrecido su ayuda a la familia del ciudadano de su país que falleció en un accidente en situación irregular a pesar de llevar casi tres décadas en España, para tramitar los documentos de sus tres hijos menores de edad.

La cónsul honoraria, Soraya Mustapha, ha explicado a EFE que conocían la situación irregular de Hector Abioseh, y de que, de hecho, en ocasiones le habían llamado para invitarle a que se censase en el Consulado y tramitase con ellos la renovación de su pasaporte, aunque nunca tuvieron respuesta por su parte.

Mustapha precisa además que acaban de asistir a la hija mayor de su segundo matrimonio, nacida en España, a tramitar por sí misma su pasaporte de Sierra Leona al cumplir la mayoría de edad, ayuda que recalca que ofrece todos sus compatriotas que acuden al Consulado.

En cuanto a la situación en la que se encuentran los tres hijos pequeños de Abioseh, de 16, 12 y cuatro años, que carecen de pasaporte y permiso de residencia, la cónsul honoraria subraya que está dispuesta a asistir a la familia para tramitar sus documentos de Sierra Leona, siempre que la tutora menor de los menores lo pida.

Mustapha sostiene que la situación de irregularidad en la que murió Hector Abioseh en un accidente mientras hacía un trabajo «en b» puede ser resultado de distintos factores, pero también tiene que ver con su responsabilidad a la hora de actualizar su pasaporte.

La familia estaba recibiendo la ayuda también de la asociación Mojo de Caña, que trataba de paliar una situación que va más allá de la mera falta de documentos y que atañe a circunstancias de exclusión social, ha precisado una trabajadora de ese colectivo.

La historia de Héctor Abioseh, enterrado el domingo pasado en Las Palmas de Gran Canaria, la ha dado a conocer la Federación de Asociaciones Africanas de Canarias, cuyos responsables aseguran que conocen pocos casos como el suyo, que sigan en una situación de irregularidad completa pese a llevar más de 20 años en España. EFE