El nuevo jefe de Policía de Canarias reforzará los puestos fronterizos aéreos

Las Palmas de Gran Canaria (EFE).- El nuevo jefe superior de Policía de Canarias, Jesús Gómez, nombrado el pasado 2 de noviembre y quien ha tomado posesión del cargo este martes, ha avanzado que uno de sus objetivos será reforzar las plantillas destacadas en los puestos fronterizos aéreos.

En su discurso, el comisario principal, exresponsable del puesto fronterizo del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, donde estaba al frente de 900 policías, según ha resaltado su director general, Francisco Pardo, ha subrayado que entre los retos que representa su nuevo destino también se encuentra la gestión de la recepción de los «miles de migrantes en situación irregular que acceden a las islas en pateras y cayucos».

A ello ha sumado el control y la salida de ciudadanos extranjeros por los puestos fronterizos aéreos, ante el importante número de vuelos con origen y destino en Reino Unido e Irlanda que se registra en este archipiélago, lo que, presumiblemente, ha dicho, hará necesario considerar la potenciación de los efectivos que cumplen servicio en los referidos servicios.

La ejecución del convenio para la creación de un módulo de custodia hospitalaria en Las Palmas de Gran Canaria será decisivo para optimizar los resultados operativos y la calidad del trabajo policial, ha resaltado Gómez, quien ha asegurado que su mandato será de «continuidad» con la labor realizada por su antecesor, el actual subdirector general de Logística e Innovación, Rafael Martínez.

Jesús Gómez ha agregado que también pretende aplicar «enfoques de trabajo que se basarán en el principio de colaboración en todos los órdenes y niveles y con todos los actores implicados, poniendo siempre el trabajo policial al servicio de jueces, magistrados, letrados de la Administración de Justicia y fiscales».

A su juicio, es preciso implantar «una cultura profesional de cambio y mejora constante para estar a la altura de las exigencias de los canarios», unos cambios y mejoras que, según ha asegurado, «solo se pueden alcanzar escuchando a los representantes sindicales», con quienes se ha comprometido a trabajar «en la mejora de las condiciones laborales de los policías como herramienta para mejorar la calidad de su servicio».

El nuevo jefe superior de Policía ha considerado que este cuerpo «lleva escribiendo en Canarias los mejores y más brillantes capítulos sobre la defensa de los derechos y libertades de todos los canarios, a la vez que mantiene con un alto grado de eficacia en materia de seguridad ciudadana y lucha contra la criminalidad en la mayoría del territorio asignado».

Los buenos resultados que ofrece la Policía en las islas como principal operador de seguridad responden, sin duda, a la existencia de «un personal capacitado, con experiencia y un alto sentido de la responsabilidad en los distintos niveles. En los últimos años han mejorado en relación con la península los méritos en detenidos y en eficacia policial».

Para Gómez, este rendimiento operativo «es la consecuencia del trabajo en equipo, sin personalismos, con humildad, honradez y honestidad» que lideró su antecesor, Rafael Martínez.

El nuevo responsable de la Policía Nacional en Canarias ha subrayado «el impresionante posicionamiento» que tiene el cuerpo en estas islas, tanto desde el punto de vista institucional como social.

El delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, ha destacado que los delitos tecnológicos han crecido un 35 % en los últimos cuatro años en la comunidad autónoma y que los fraudes informáticos representan ya el 90 % de la ciberdelincuencia, de ahí que sea necesario mejorar los recursos técnicos policiales para hacer frente a esta realidad.

También ha resaltado que la plantilla de la Policía Nacional en Canarias ha aumentado en 617 agentes desde diciembre de 2017, un 11,9 %.

El director general de la Policía, Francisco Pardo, ha asegurado que la dilatada experiencia que atesora Jesús Gómez, y el «doctorado» que ha hecho en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, después de tener otras responsabilidades, como estar al frente del puesto fronterizo de La Junquera (Gerona), le servirá para afrontar su nuevo cometido en las Islas, donde combatir las redes que se dedican al tráfico de personas con fines de explotación sexual o laboral será uno de los objetivos principales.

Pardo ha considerado que «la energía y templaza» del nuevo jefe superior de Policía de Canarias son atributos muy útiles para lidiar con «los tiempos líquidos, cambiantes y sin certezas» que corren.

El director general de la Policía ha aludido al repunte migratorio registrado en Canarias en los últimos años y al trabajo que hubo de realizar, «en tiempo récord», este cuerpo para habilitar el CATE de Barranco Seco, y ha manifestado que aunque esos flujos han disminuido, sigue habiendo «mucha gente que se aprovecha del dolor y de la esperanza de vivir mejor», de ahí que haya celebrado la detención de patrones de pateras llegadas al archipiélago. EFE