El pacto reta a la oposición a que diga dónde recortar para bajar impuestos

Santa Cruz de Tenerife, (EFE).- El proyecto de ley de presupuestos autonómicos se encamina a su aprobación definitiva la próxima semana en el pleno del Parlamento, una vez superada este jueves la fase de comisión, donde la oposición ha insistido en pedir más rebajas fiscales y los grupos del gobierno han retado a CC y PP a que digan qué servicios públicos quieren recortar para ello.

Pese a los desencuentros, los partidos del Gobierno (PSOE, NC, SSP y ASG) han destacado su voluntad de diálogo y de acuerdo demostrada con la aprobación de numerosas enmiendas de la oposición en el trámite de ponencia y comisión, una disposición negociadora que se mantendrá hasta la celebración del pleno del Parlamento, según han garantizado.

El PP, sin embargo, ha desmentido esa voluntad negociadora y su diputado Fernando Enseñat acusó a los grupos del pacto de «pasar el rodillo de la soberbia» a su grupo parlamentario, al admitir solo once de las 296 enmiendas parciales presentadas.

Entre las enmiendas del PP rechazadas están todas aquellas destinadas a favorecer a las familias y empresas con «un verdadero plan de alivio fiscal», frente a «la ridícula rebaja de impuestos» propuesta por el Gobierno de Canarias por unos 100 millones de euros, dijo Enseñat.

Socorro Beato, del grupo Nacionalista CC-AHI-PNC, también defendió «una propuesta más ambiciosa de alivio fiscal», ya que el Gobierno de Canarias «ha multiplicado la recaudación» sin que esos recursos se estén «revirtiendo a la sociedad».

La representante de CC también reprochó a los grupos del gobierno su rechazo a las enmiendas para promover más ayudas para los afectados por la erupción volcánica de La Palma, así como otra destinada proporcionar una financiación adicional de cinco millones de euros a cada una de las dos universidades públicas de Canarias.

En este punto, el diputado del PSOE Iñaki Álvaro Lavandera replicó que a las universidades se les permite hacer uso de los remanentes presupuestarios hasta 9 millones de euros y el Gobierno les va a realizar una transferencia de crédito de dos millones de euros antes de fin de año, con lo cual «estamos cerca del objetivo compartido».

También Ricardo Fernández de la Puente, de Ciudadanos, pidió más dinero para las universidades, tres millones de euros a cada una en su caso, y confió en un acuerdo al respeto antes del pleno de aprobación final de los presupuestos de la próxima semana.

Fernández de la Puente agradeció la disposición de los grupos del gobierno a llegar a acuerdos en torno a las enmiendas de Ciudadanos, que presentó 101 de las que 28 fueron aceptadas.

En su intervención, la diputada del PSOE Matilde Fleitas distinguió la actitud «propositiva» del grupo Nacionalista, con el que se ha llegado a algunas en algunas de sus enmiendas y en otras no, del discurso «irresponsable e irrespetuoso» del grupo Popular, que mantiene una apelación general a la bajada de impuestos sin atreverse a especificar qué partidas propone recortar para ello.

Lavandera, también del PSOE, afirmó que en todo momento los grupos del gobierno han mantenido su voluntad de acuerdo y acercamiento a la oposición, de la que se han aprobado numerosas enmiendas parciales.

Pero en otras ocasiones no ha sido posible admitir enmiendas porque las bajas presupuestarias propuestas perjudicaban el funcionamiento normal de la administración o porque contradecían la orientación progresista de las políticas del ejecutivo, agregó.

La diputada de Nueva Canarias Esther González elogió el presupuesto, orientado «a la mayoría social», al crecimiento económico, a la sostenibilidad y a la diversificación, y subrayó que en las cuentas se autoriza a las universidades canarias a una financiación adicional de 4,5 millones de euros cada una.

El portavoz de Sí Podemos Canarias, Manuel Marrero, afirmó que a diferencia de legislaturas pasadas, los grupos del gobierno «no pasan el rodillo sobre la oposición», al tiempo que garantizan la aprobación de unos presupuestos que, como los anteriores, garantizan derechos, aplican políticas anticíclicas y protegen a las personas más vulnerables, al territorio y a la biodiversidad.

Melodie Mendoza, diputada de ASG, defendió unos presupuestos «equilibrados, prudentes y razonables» que fortalecen los servicios públicos, impulsan el crecimiento económico, protegen a los que más lo necesitan e incluyen ayudas sociales y fiscales a las rentas medias y bajas. EFE

acp/spf