El TSJC decide investigar la puesta en libertad del presunto asesino de Romina Celeste

Las Palmas de Gran Canaria (EFE).- El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha decidido investigar de oficio las disfunciones que se hayan podido registrar en el procedimiento que sigue contra el presunto asesino de la joven paraguaya Romina Celeste Núñez, su marido Raúl D.C., que este viernes ha sido puesto en libertad tras pasar cuatro años preso a la espera de juicio.

En un comunicado, el TSJC informa del acuerdo adoptado este viernes por su Salda de Gobierno, así como de que se ha designado como instructor del expediente al presidente de la Audiencia de Las Palmas, Emilio Moya Valdés, quien se desplazará la próxima semana a Arrecife a fin de comprobar cuantos extremos sean necesarios.

La familia de la fallecida teme que Raúl D.C, se fugue y ha expresado su indignación por la puesta en libertad del presunto asesino, a quien se le atribuyen delitos de homicidio, malos tratos, lesiones, profanación de cadáver y simulación delito, por los hechos ocurridos en la madrugada de Año Nuevo de 2019.

El Juzgado número 1 de Arrecife dio por terminada la instrucción del caso a medianos de diciembre de 2019, al año de morir Romina Celeste, y emplazó a las partes a solicitar la apertura de juicio oral. Sin embargo, desde entonces han pasado tres años más sin que se haya puesto fecha al juicio ante Jurado, en los que ha cambiado el juez instructor y la defensa ha presentado numerosos recursos.

Romina Celeste Núñez murió el 1 de enero de 2019 en su casa de Costa Teguise. Su marido reconoció ante la juez de Instrucción que quemó su cuerpo, lo descuartizó y lo arrojó a diferentes puntos de la costa de Lanzarote, pero hasta la fecha siempre ha negado haberla asesinado, ya que sostiene que se encontró muerta a su mujer al regresar a casa de madrugada y que se asustó, porque temía que le culpasen a él (Romina ya lo había denunciado por malos tratos).

Según la Fiscalía, que reclama para Raúl D.C. una condena de 20 años de cárcel, en su relación con Romina Celeste hay al menos otros episodios previos de malos tratos: el 8 de agosto de 2018 en un hotel de Arrecife, cuando la propia joven denunció ante la Policía que la había «golpeado en repetidas ocasiones», y el en torno al 29 de diciembre de 2019, día en el que ella se presentó de madrugada en el Hospital de Lanzarote con lesiones.

Sin embargo, ningún médico llegó a verla aquel día, porque Raúl D.C. acudió al centro sanitario y se llevó a Romina antes de que eso ocurriera. Cuarenta y ocho horas más tarde, perdió la vida. EFE