Un informe alerta de la segregación social en escuelas canarias, top 3 de España

Las Palmas De Gran Canaria, 31 oct (EFE).- Un informe de la Fundación 1º de Mayo ha alertado de la enorme segregación social en las escuelas de Canarias, la tercera comunidad autónoma de toda España que más segrega por este motivo, solo por detrás de Madrid y Cataluña.

Esta es una de las principales conclusiones que se desprenden del informe elaborado por el profesor de Geografía e Historia Pedro González de Molina titulado «La segregación escolar, las desigualdades educativas y el modelo educativo de la derecha en España», encargado por la Fundación 1º de Mayo, vinculada al sindicato Comisiones Obreras.

En un acto con simpatizantes y dirigentes de CCOO en la sede de Las Palmas de Gran Canaria, González de Molina ha detallado este lunes los aspectos canarios de su estudio, y ha reflexionado sobre el concepto «falso» de la meritocracia y cómo el ascensor social en España «es de los que peor movilidad social fomenta en Europa».

En el informe, González de Molina resalta algunos datos referidos a esta comunidad autónoma y señala, por ejemplo, una menor presencia de alumnado extranjero matriculado en secundaria en centros privados y concertados (un 6%), mientras que esa cifra se eleva al 10,1% en la pública, a la par que se hace hincapié en el escaso esfuerzo de las escuelas privados y subvencionados por incorporar inmigrantes pobres a sus centros.

En Canarias, agrega el estudio, el 10 % más rico es el que tiende a segregarse en mayor medida que en el resto de comunidades autónomas.

«Cuando uno nace le tocan unas cartas: su clase, su momento histórico, los estudios de sus ascendientes, eso determina mucho sus probabilidades de terminar prosperando. España es un país con una movilidad social baja que además se produce casi siempre entre clases cercanas, generalmente de baja a media baja», ha detallado el profesor.

Ha añadido que, en su opinión, las herencias determinan buena parte del devenir de las personas en España y que buena parte de la sociedad se fundamenta en esa «esperanza meritocrática falsa» que se basan en modelos irrepetibles e improbables como Amancio Ortega.

«Quien gana, quien llega arriba o ya está arriba, cree que tiene derecho a todo eso, que lo ha conseguido por su propio esfuerzo», ha dicho González de Molina, que ha lamentado que la universidad por sí misma ya no sea un elemento decisivo en el ascensor social ya que en los últimos años han proliferado los másters que abren la puerta a un puesto de trabajo en otro elemento diferenciador entre ricos y pobres.

Por su parte, el secretario general de CCOO en Canarias, Inocencio González, ha dicho que la segregación por clase social en Canarias «siempre ha estado ahí» porque al final la comunidad educativa «es un reflejo de la sociedad, que está polarizada y en donde un 40 % está en riesgo de pobreza, que es algo que se traslada a la escuela».

El dirigente sindical ha señalado que el reto es acabar con esa segregación para conseguir una sociedad más igualitaria, por lo que ha llamado a los responsables políticos a tomar medidas para corregir esta situación y disminuir esa brecha.

«La desigualdad debe perder espacio», ha concluido Inocencio González.

Por su parte, el dirigente sindical de la federación de Enseñanza de CCOO José Ramón Barroso ha llamado a derribar las cuestiones estructurales que sustentan el sistema de segregación por clase y ha señalado que el sistema educativo «debería funcionar como ascensor social».

«Pero el maltrato que se le da y el poco querer de los gobiernos al final acaba provocando que la escuela se convierta en un transmisor de desigualdades», ha subrayado Barroso.

En este sentido, ha demandado medidas como bajar las ratios, atender mejor a la diversidad y aumentar la oferta pública de plazas en la educación de 0 a 3 años. EFE