La Asociación de Esclerosis Múltiple de Las Palmas pierde la mitad de las ayudas públicas por la covid-19 pero sigue tratando a pacientes que le envía el SCS

Las Palmas De Gran Canaria .- La Asociación de Esclerosis Múltiple de Las Palmas (Apem) ha visto reducidas a la mitad las ayudas públicas que recibía antes de la covid-19, por lo que ha suspendido su servicio de fisioterapia a domicilio, si bien el SCS le sigue derivando en Fuerteventura a pacientes a los que la sanidad pública no puede ofrecer la atención multidisciplinar que necesitan.

Así lo ha denunciado este jueves en una rueda de prensa su presidenta, Milagrosa López, quien, acompañada por el jugador de baloncesto Asier de la Iglesia, diagnosticado con esta enfermedad hace casi diez años, han dado a conocer las mil caras de esta patología neurodegenerativa, que afecta a 2,5 millones de personas en el mundo, fundamentalmente jóvenes, y a 2.500 en Canarias.

López ha manifestado que, aunque su primer brote se manifestó cuando ella tenía once años, hasta los 26 no tuvo un diagnóstico, dado que los síntomas de esta enfermedad son muy similares a los de muchas otras, a lo que se suma el tiempo que hay que esperar en la red sanitaria pública para someterse a una resonancia o una punción lumbar, que varía muchísimo en función de la comunidad autónoma de la que se trate.

Asier de la Iglesia, quien a punto de cumplir 40 años aún juega a baloncesto en el madrileño Club Torrelodones, en la liga EBA, ha contado que hace diez años, cuando le diagnosticaron la esclerosis múltiple que le ha robado la visión del ojo derecho, no le deja dormir más de dos horas seguidas, le impide sentir el 94 % de la piel del cuerpo y le ocasiona problemas de vejiga, salió del médico «sin una cura».

A partir de entonces, este deportista profesional, con un 43 % de discapacidad, pasó cinco años «sin que nadie le quisiera fichar» y en la actualidad afirma que aunque esta enfermedad le ha limitado en muchos aspectos, él no se ha puesto ninguna cortapisa, de ahí que siga trabajando y dando charlas para explicar las mil caras de esta patología y sus implicaciones a través de la asociación «Baila con la Esclerosis Múltiple».

De la Iglesia considera que los afectados de esclerosis múltiple, cuya discapacidad puede ser invisible, necesitan, sobretodo, de la empatía de los demás, algo de lo que hablará este viernes en el Hospital de Gran Canaria Doctor Negrín en las segundas Jornadas sobre Esclerosis Múltiple que organiza Apem, en las que intervendrán neurólogos, fisioterapeutas, trabajadores sociales y nutricionistas y donde se presentará la nueva mascota de la entidad, «Myeli».

Su creador, Aday Santana, ha explicado que su nombre alude a la vaina protectora (mielina) que recubre las fibras nerviosas y causa problemas de comunicación entre el cerebro y el resto del cuerpo cuando es atacada por el sistema inmunitario, que es lo que les ocurre a los afectados de esclerosis múltiple.

Con unos 400 socios, la Apem, que atiende a 120 personas en Gran Canaria y Fuerteventura, funciona en la actualidad con un presupuesto de unos 80.000 euros, que era el doble hace dos años, y dependiendo de unas subvenciones que llegan a final de año, lo que obliga a sus empleados a trabajar sin cobrar durante muchos meses.

Por eso, ha de recurrir a estar presente en mercadillos y promover sorteos para recaudar fondos con los que poder recuperar el servicio de fisioterapia a domicilio que prestaba a pacientes con alto grado de discapacidad, si bien calcula que con estos recursos adicionales sólo podrá pagar la nómina del próximo mes de enero a este profesional. EFE