La familia del físico Blas Cabrera trata de rescatar su legado de manos privadas

Santa Cruz de Tenerife (EFE).- La familia del físico Blas Cabrera, considerado el padre de la Física en España y muerto en el exilio en México en 1945, trata de recuperar de manos privadas el legado del científico español, en particular el manuscrito de su obra «Historia de la Física», y hace un llamamiento para que les sea devuelto antes de emprender acciones legales.

Los restos mortales de Blas Cabrera Felipe, uno de los grandes científicos de la primera mitad del siglo XX, amigo de Einstein, Curie, Sommerfeld y Bohr, fueron inhumados el sábado pasado en La Laguna (Tenerife), trasladados desde México, 77 años después de su muerte y 85 años después de exiliarse con motivo de la Guerra Civil.

La recuperación del legado de Blas Cabrera es esencial para los herederos del que fuera uno de los pioneros de la física cuántica, rector de la Universidad Central y de la Universidad Internacional de Santander, presidente de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, miembro de la Sociedad Española de Física y Química y miembro de la Academia Española e impulsor del Instituto Nacional de Física y Química, además de anfitrión de Marie Curie en 1919 y de Albert Einstein en 1923 cuando visitaron España.

La familia quiere poner ese legado a disposición de la comunidad científica y educativa de España, y no resignarse a perderlo, como ocurrirá el 2 de agosto de 2025, cuando transcurran 80 años de la muerte del autor, ha explicado a EFE su nieto, Luis Blas Cabrera, físico como su abuelo.

En una carta abierta a la sociedad española, a la comunidad científica internacional y al poseedor del legado, el nieto de Blas Cabrera relata las peripecias de ese manuscrito sobre la «Historia de la Física», que uno de los hijos del científico, Nicolás Cabrera, prestó para una exposición y que nunca fue retornado a la familia.

Tras haberse exiliado en 1937 en Francia, Blas Cabrera se trasladó a México en 1941, donde fue acogido como profesor por la Universidad Nacional Autónoma y en donde, ya aquejado de párkinson, concluyó su manuscrito «Historia de la Física», antes de fallecer en 1945.

La «Historia de la Física», de Blas Cabrera Felipe, sigue «inédito y oculto a la comunidad científica y educativa» a pesar de que la última voluntad del científico fue «dejar un legado a España y a México, al mundo científico en general», relata su nieto en su carta abierta.

Ese manuscrito, junto a otro «número incierto» de escritos, como la «Teoría de la Relatividad» que escribió en 1934 para la Universidad Internacional de Santander (la actual UIMP), cartas y «la totalidad del legado documental de Blas Cabrera» se encuentra bajo la custodia de Francisco González de Posada, como presidente de la asociación Amigos de la Cultura Científica.

La familia señala que González Posada recibió el manuscrito en préstamo hacia 1986, de manos de Nicolás Cabrera Sánchez, hijo de Blas Cabrera y fallecido en 1989, «con la finalidad de promover actos de divulgación de su figura y también con el propósito de celebrar su 50 aniversario en 1995», de acuerdo con la carta pública de su nieto.

Foto tomada el pasado 15 de octubre, en La Laguna (Tenerife): La biznieta y el nieto de Blas Cabrera, Marta Cabrera (d) y Luis Cabrera (i), depositan los restos del científico canario en el cementerio de San Luis. EFE/Ramón de la Rocha

En Lanzarote se abrió el centro Blas Cabrera, en la Casa de los Arroyo en Arrecife (la ciudad natal del científico), y allí estuvo abierta, financiada por el Cabildo insular, «una exposición con todo el legado, incluidos los manuscritos, que varios testigos vieron, y que duró hasta 2004», relata el nieto.

Desde entonces han pasado 18 años sin que se haya publicado ninguno de los manuscritos y «el legado no ha sido devuelto por el señor González de Posada a los herederos», agrega.

Los nietos aseguran haber enviado tres burofaxes a González Posada entre enero y julio de este año requiriendo la devolución del legado, sin obtener respuesta.

«La cosa es muy sencilla, Don Francisco: O tiene usted voluntad de devolver el legado, o no la tiene. El silencio no es una opción y solo puede interpretarse como una negativa», escribe Luis Blas Cabrera en su carta abierta.

Los manuscritos, subraya, «constituyen un patrimonio cultural, histórico y científico de este país, que no puede permitirse ni un minuto más que sigan ocultos o en el olvido».

El nieto del científico señala en su escrito que, si no obtienen respuesta, tendrán que reclamar el legado por vía legal, porque si no lo hacen, «el día 2 de agosto de 2025 habrán perdido todo derecho al dominio por el transcurso de 80 años de la muerte del autor, frente a cualquier persona que reclame para sí la propiedad del legado histórico».

Si la devolución no se produce «seguiré reprochándole hasta mi último aliento la deslealtad que perpetra cada día que transcurra sin devolverlo, para con Blas Cabrera, Nicolás Cabrera, con la comunidad científica española y con México e Hispanoamérica», pero si atiende la petición familiar a partir de esta carta «no dudaré en reconocer públicamente su señorío», manifiesta el nieto del científico a Francisco González Posada. EFE