La Fiscalía pide que el presunto asesino de Romina Celeste comparezca a diario en los Juzgados

Las Palmas de Gran Canaria (EFE).- La Fiscalía ha pedido a la Audiencia de Las Palmas que obligue a personarse a diario ante un juzgado al presunto asesino de la joven paraguaya Romina Celeste Núñez, su marido Raúl D.C., que se encuentra en libertad desde el pasado viernes, por considerar que existe un riesgo alto de fuga, mayor aún desde que ha traslado su domicilio de Lanzarote a Madrid.

La sección segunda de la Audiencia ya había ordenado a Raúl D.C. comparecer cada lunes en los juzgados, pero el fiscal delegado de Violencia sobre la Mujer de Las Palmas, Jesús Javier Lomba, ha recurrido su decisión para exigir una medida más severa, que fuerce al procesado presentarse a diario ante la Justicia, incluso cuando se fije ya la fecha de celebración de su juicio.

El Ministerio Fiscal insiste así en una medida que ya sugirió, sin éxito, el pasado 9 de enero, cuatro días antes de que Raúl D.C. saliera de la cárcel de Tahíche (Lanzarote) por cumplir el tiempo máximo de prisión preventiva a la espera de juicio (cuatro años).

En su recurso, la Fiscalía alega que el auto de puesta en libertad no explica en su fundamentación jurídica las razones por las cuales no se aceptó su petición, por lo que considera que se vulnera el derecho a la tutela judicial efectiva.

Añade que «de manera sucinta se alude exclusivamente a la razón del transcurso del tiempo y plazo máximo en prisión provisional, si bien, no realiza ningún pronunciamiento sobre las circunstancias que sobre las que la Fiscalía advierte que existe un riesgo alto de fuga, que, «objetivamente, resulta altamente probable», pues ya ha trasladado su domicilio a la Comunidad de Madrid y dispone de medios económicos.

Lomba remarca que se trata de un presunto autor de delitos de homicidio/asesinato, maltrato habitual, lesiones en el ámbito familiar, simulación de delito y profanación de cadáver.

En el escrito con fecha del 9 de enero, Lomba ya interesó que se presentara diariamente el acusado cuando fuera puesto en libertad ante la solicitud de penas por las acusaciones que, en todos los casos, superan los 20 años de prisión y llegan a alcanzar hasta los 30 años de privación de libertad, y por la próxima celebración del juicio oral, solo pendiente de resolución por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias del recurso de apelación contra el auto de 1 de diciembre de 2022 que desestimó las cuestiones previas planteadas por la defensa.

Para el fiscal este recurso de la defensa forma parte de una estrategia para posibilitar al encausado abandonar la isla de Lanzarote por tener familia en la península y poder planificar la sustracción a la acción de la Justicia y quedar comprometida su disponibilidad a los llamamientos que pudiera realizar.

De hecho el acusado, tras ser puesto en libertad, ha fijado su domicilio en la Comunidad de Madrid, con lo que la salida del territorio nacional es aún «más sencilla y posible».

Según refiere Lomba, las vías de transporte ya no se limitan al barco o avión sino a todos los medios terrestres que facilitan la movilidad para abandonar nuestro país, reforzado en la ausencia de controles fronterizos estrictos en el ámbito de la Unión Europea, no siendo necesaria la presentación de pasaporte para tal propósito.

Lomba argumenta también que indiciariamente el acusado y su entorno dispone de un poder económico considerable, que también facilitaría sustraerse de la justicia, en virtud de las manifestaciones de su defensa para una posible conformidad y consignación de una cantidad económica importante a modo de indemnización y reparación del daño.

Romina Celeste Núñez murió el 1 de enero de 2019 en su casa de Costa Teguise. Su marido reconoció ante la juez de Instrucción que quemó su cuerpo, lo descuartizó y lo arrojó a diferentes puntos de la costa de Lanzarote, pero hasta la fecha siempre ha negado haberla asesinado, ya que sostiene que se encontró muerta a su mujer al regresar a casa de madrugada y que se asustó, porque temía que le culpasen a él (Romina ya lo había denunciado por malos tratos). EFE