La inversión en la central Chira-Soria pasa de 409 a 589 millones por el aumento de costes

Las Palmas de Gran Canaria (EFE).- El Gobierno de España ha actualizado el coste del proyecto hidroeléctrico del Salto de Chira, en Gran Canaria, para compensar la escalada de precios en las materias primas y los efectos que esto tiene en la licitación y desarrollo de las obras, por lo que la inversión ha pasado de 409 millones a 589 millones de euros.

En una rueda de prensa, el presidente del Cabildo, Antonio Morales, ha valorado la nueva metodología de cálculo de la retribución, que según ha explicado se ha producido tras una petición de Red Eléctrica Española, que desarrolla el proyecto.

El Salto de Chira es una central de bombeo reversible que utilizará las presas ya existentes de Soria (inferior) y Chira (superior) para almacenar en forma de agua embalsada la electricidad sobrante que generan los parques eólicos y solares de la isla cuando hay poca demanda, para después volverla a transformar en electricidad dejándola caer hacia unas turbinas cuando se precisa.

Morales ha recordado que esta central es una inversión asumida en su integridad por el Estado para la que el Cabildo no compromete fondos y que el la corporación insular solo soportará los costes variables del excedente del agua desalada, que se distribuirá en las zonas de medianía y cumbre.

La orden incluye también el canon fijo de explotación de las presas, valorado en 6,4 millones que recibirá el Cabildo de Gran Canaria.

«El compromiso del gobierno insular es abaratar el precio de la producción de agua de las cuencas de Mogán, Tunte, Tejeda y Artenara para que reciban el agua a precios asequibles y puedan cultivar sus fincas», ha señalado Morales, que ha insistido en que el agua que llegará a los agricultores permitirá mantener la actividad agrícola y ganadera en estos lugares.

Respecto a la discrepancia de cifras entre lo que pedía REE, que superaba los 600 millones, y la cantidad final que ha estimado el Gobierno de España, Morales ha explicado que se trata de «apenas» unos 10 millones de euros.

«El Gobierno ha considerado que hay costes que dependen solo de la empresa, como costes laborales, y no se corresponden al conjunto de la obra, pero valoramos muy positivamente que el Estado haya hecho suyo ese aumento de los precios provocados por la pandemia y la guerra (de Ucrania) y se consiga garantizar así la continuidad de las obras», ha detallado el presidente grancanario.

Preguntado por el ritmo de las obras, Morales ha señalado que están avanzando según lo previsto tras iniciarse el pasado 16 de febrero y ha destacado que, tal y como estaba dispuesto, ya en noviembre se inició la obra en la parte superior, que se centra en el aprovechamiento hidroeléctrico.

Según ha afirmado, se están cumpliendo los plazos previstos y se cumpliendo el calendario «estrictamente» para cumplir con el objetivo de iniciar la elevación de agua en el primer trimestre de 2024.

«La intención es que en 2024 podamos disponer de agua en las presas para llenarlas», ha apostillado Morales, que ha vuelto a subrayar la importancia estratégica de esta infraestructura para lograr la descarbonización de la isla en 2040.

Así, ha destacado que es la mayor inversión que la isla ha recibido en los últimos años que servirá para «hacer realidad un proyecto transversal para el desarrollo de las energías limpias y un modelo sostenible descarbonizado para la isla», que contribuirá a que la isla alcance una penetración de renovables de entre el 50 y el 70 %.

Morales ha manifestado además que la central permitirá un ahorro del coste del actual sistema energético estimado en 112 millones, un cálculo, ha recordado, realizado antes de la crisis energética, por lo que sería presumiblemente superior tras el aumento en los costes de la energía. EFE