La OCDE acuerda en Canarias crear un foro mundial para afrontar los efectos de las tecnologías emergentes

Maspalomas (Gran Canaria) (EFE).- Los países de la OCDE se han comprometido a impulsar la creación de un Foro Global sobre Gobernanza Tecnológica para fomentar debates estratégicos sobre esta materia y anticiparse a los efectos a largo plazo que puedan tener las tecnológicas emergentes.

Lo han hecho en la Declaración sobre un Futuro Digital Confiable, Sostenible e Inclusivo, que han suscrito este jueves en Maspalomas (Gran Canaria) los países de la OCDE en la Conferencia ministerial sobre Economía Digital, la primera que se celebra en Europa con el objetivo de impulsar la recuperación y el crecimiento económico a largo plazo mediante un entorno confiable, sostenible e inclusivo.

El objetivo de esto foro que se ha acordado es facilitar un diálogo estratégico entra las partes interesadas en la política de tecnologías digitales y emergentes, facilitar debates estratégicos de cara al futuro sobre la gobernanza tecnológica e informar el desarrollo y uso de la tecnología en línea con los valores democráticos compartidos.

Uno de los retos será el de anticiparse a los efectos de las tecnologías emergentes, ha informado el secretario general adjunto de la OCDE, Ulrik Vestergaard Knudesen, en esta conferencia, que concluye este jueves y que llega en un «momento crítico» en el que las tecnologías digitales van a transformar la economía y sociedad.

Los países se han dado «cinco o seis meses» de plazo para abordar los temas que se debatirán en este foro global y, a falta de determinar más detalles sobre este asunto, se prevé que la mayoría de las reuniones se celebren en París, donde está la sede de la OCDE, según ha afirmado el secretario adjunto de la OCDE en una rueda de prensa posterior.

Ulrik Vestergaard Knudesen ha elogiado la contribución «generosa» de España, Reino Unido y EE.UU para la celebración de este foro.

En total, han sido 41 países de la OCDE y de la UE los que han apoyado esta declaración, llamada ya de Canarias, en la que se ha hecho hincapié en la necesidad de mejorar la compresión de aspectos de la economía digital, la necesidad de anticiparse a las tecnologías emergentes y promover una gobernanza centrada en el ser humano.

El reto está en conseguir un entorno digital «seguro, inclusivo y sostenible», respaldado por una Internet abierta, gratuita y confiable y con respeto a los valores democráticos, para permitir que las economías y las sociedades prosperen.

En este contexto, los países se han mostrado decididos a trabajar juntos mientras se recuperan de la covid y en vista de las amenazas a la soberanía y los derechos y libertades individuales en todo el mundo.

En esta declaración de «Gran Canaria» no se ha dejado pasar por alto la guerra en Ucrania y se ha condenado la «agresión injustificable» de Rusia, en consonancia con lo ya aprobado por la OCDE, además de las campañas de desinformación, cierres de internet y ataques a infraestructuras de comunicación.

Además, los países han expresado su solidaridad con el pueblo ucraniano.

En esta conferencia se han aprobado cuatro nuevas recomendaciones de la OCDE sobre políticas de seguridad digital para fortalecer la ciberseguridad siempre con el respeto a los derechos humanos y libertades.

Además, ayer, se aprobó otra declaración sobre el acceso del gobierno a los datos personales en poder de las entidades del sector privado.

El secretario adjunto ha sido preguntado en la rueda de prensa sobre la implementación del acuerdo internacional para que las multinacionales estén sujetas a un tipo impositivo mínimo, a lo que no ha respondido teniendo en cuenta que no se ha tratado en estos tres días.

Durante la presentación de esta declaración ha intervenido la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas, quien ha destacado la importancia de esta conferencia y de que España haya sido en estos días el foco de las conversaciones internacionales en materia de economía digital.

Ha afirmado que lo tratado en Gran Canaria marcará el trabajo en los próximos años. EFE