La oposición rechaza el proyecto de ley de Cambio Climático por «abuso de poder» y riesgo de parálisis

Santa Cruz de Tenerife (EFE).- Los grupos parlamentarios en la oposición en el Parlamento de Canarias han anticipado su rechazo al proyecto de ley de Cambio Climático, a su juicio un abuso de poder del Gobierno con un texto que, afirman, tiene visos de inconstitucionalidad y puede suponer la paralización económica y social del archipiélago.

Las críticas de Ciudadanos, Partido Popular y CC-PNC-AHI al texto remitido por el Gobierno regional se han formulado durante el debate del dictamen del proyecto de ley de Cambio Climático y Transición Energética en la comisión parlamentaria correspondiente, donde ha sido aprobado para pasar ahora a debate por el pleno de la Cámara.

En la misma comisión el grupo Socialista negó los reproches y afirmó que el texto situará a Canarias a la vanguardia en este ámbito, lo que han apoyado el resto de partidos que sustentan al Gobierno regional pese a que también Agrupación Socialista Gomera (ASG) y Nueva Canarias (NC) mantendrán enmiendas para su discusión en el pleno.

El primer diputado en intervenir, Ricardo Fernández de la Puente, de Ciudadanos, lamentó que lo que debería ser una ley de consenso, de futuro y sin sesgo ideológico culmine en un texto por el que el Gobierno regional «ha pasado el rodillo de forma indiscriminada», pues sólo ha asumido 37 de las más de 200 enmiendas presentadas por la oposición «rompiendo el debate».

«Parece que suena el reloj electoral cada vez con más fuerza y se corre para aprobar una ley que no está lista, un asunto que acabarán pagando los ciudadanos», advirtió Fernández de la Puente que, entre otras cuestiones, criticó que se proponga un nuevo ente, la Agencia Canaria de Acción Climática, con miembros designados por el Ejecutivo «como un nuevo echadero para simpatizantes y amigos».

El representante de Cs anunció su voto en contra al proyecto de ley porque nace «distorsionado y no tiene visión sobre el futuro próximo», con lo que a su juicio se ha desaprovechado «una gran oportunidad para hacer bien las cosas».

Jesús Ramos, de ASG, consideró que este proyecto de ley es urgente y requiere de medidas concretas para recoger el compromiso del Ejecutivo autonómico con la sostenibilidad y el medio ambiente, en lo que están de acuerdo los grupos que lo apoyan.

El texto «no se lo ha inventado» la Consejería de Transición Ecológica sino que es fruto del trabajo con colectivos y sectores económicos porque, añadió Ramos, desde Canarias hay que ser «contundentes» en la lucha contra el cambio climático y el proyecto «es un claro ejemplo de ello», al tiempo que indicó que ASG mantendrá enmiendas separadas del resto de formaciones del pacto para debatir en pleno.

Manuel Marrero, de Sí Podemos Canarias, habló de sabor «agridulce» ante las críticas pero señaló que el proyecto es mejor del que entró al Parlamento por la aportación de todos los grupos, y apuntó que los reproches forman parte del debate cultural en el que se enfrentan el consenso científico y quienes «de forman irresponsable cuestionan el cambio climático, como los partidos de Ayuso y Abascal».

«Afrontar la crisis climática exige respuestas complejas pero el negacionismo y el populismo propio de la derecha son una invitación al suicidio colectivo», advirtió el portavoz de Sí Podemos Canarias, quien apeló al sentido común porque «una ley de estas características tendría que ser asumida por un consenso absoluto».

Parece que no va a ser así, continuó Marrero, quien instó a apoyar el proyecto porque «no todo lo que salga de los gobiernos de Canarias o del Estado tendría que ser malo para la oposición, pero en época preelectoral todo vale para algunos».

Esther González, de Nueva Canarias, afirmó que nadie puede negar que en Canarias urge intervenir por el impacto del cambio climático en los territorios costeros y el elevado nivel de emisión de gases de efecto invernadero en el archipiélago.

No obstante, la parlamentaria de NC es consciente de que el texto que salió del Gobierno «presenta algunas disfunciones» y por ello su grupo ha presentado enmiendas divididas en cinco bloques, el primero el referido a la perspectiva climática vinculada al planeamiento urbanístico y territorial para evitar que la entrada en vigor de la ley implique la paralización de planes en este ámbito.

El segundo bloque de enmienda se refiere a sustituir la comisión interdepartamental que propone el Gobierno por una interadministrativa, de manera que las acciones sean consensuadas y no impuestas por el Ejecutivo, y el tercero agrupa enmiendas en materia de planes de movilidad sostenible para no «sobrecargar más» a los ayuntamientos.

El resto de bloques de enmiendas son las relacionadas con el régimen sancionador, a su juicio con cuantías «desproporcionadas» en el texto remitido por el Gobierno, y la ficha financiera, pues NC propone el reto de que se invierta en acciones climáticas en 2025 el 2 por ciento del PIB canario por parte del conjunto de operadores económicos.

«Aún estamos a tiempo de hacer la mejor ley posible para evitar que terminemos desvistiendo un santo para vestir a otro», resumió González.

Para la diputada popular Luz Reverón en este proyecto no se ha trabajado por la mejor ley sino por imponer el criterio del consejero José Antonio Valbuena y criticó que se ha rechazado el 97 por ciento de las 98 enmiendas presentadas por su grupo con un único argumento: «no».

No ha habido negociación ni diálogo sino una actitud antidemocrática «que jamás pensé en vivir en este Parlamento, jamás me encontré con esta actitud totalitaria», expuso Luz Reverón, quien aseguró que en sus enmiendas también trasladó alegaciones al texto procedentes de cabildos, del resto de consejerías del Gobierno e incluso de direcciones generales de la de Transición Ecológica.

Y esto es así porque Valbuena «hizo caso omiso de sus direcciones generales porque está convencido de que quien posee la verdad es él», añadió Luz Reverón, para quien el texto añade carga burocrática al ya «enmarañado» sistema de planificación territorial del archipiélago, introduce inseguridad jurídica y puede ocasionar la paralización económica y social de Canarias con preceptos que tienen visos de inconstitucionalidad «dicho por el letrado de la Cámara».

El nacionalista Jesús Alexander Machín expuso que «nos vendieron consenso, acuerdo y diálogo de boquilla porque esta ley ha sido un abuso de poder del Gobierno a los grupos parlamentarios» y la frase más repetida en la ponencia ha sido «lo siento, pero el Gobierno no lo ve», pero luego queda «más chachi» acusar a la oposición de que no quiere que la ley salga adelante.

«Lo que quieren es el titular de que el Gobierno de Ángel Víctor Torres aprueba la ley de Cambio Climático porque de eso viven, da igual si es buena o no», continuó Machín, quien aseguró que a su grupo le rechazaron 40 enmiendas y luego las formaciones que apoyan al Gobierno presentaron el mismo contenido con enmiendas «in voce» en las que sólo cambiaban una palabra.

«Me voy decepcionado, frustrado, porque o yo no me expliqué bien o tenían las directrices bien asumidas, pero esta ley no es de todos, es de ustedes», dijo el diputado nacionalista.

Mauricio Roque, del grupo Socialista, aseguró que la exposición de motivos, donde se explica la intención del Gobierno con la ley, no ha sido enmendada en ninguno de sus apartados «y por lo tanto fue asumida por todos los grupos» y afirmó que las enmiendas rechazadas lo fueron porque eran redundantes con el texto.

Esta ley está alineada con los objetivos de lucha contra el cambio climático a nivel internacional y se presenta como una oportunidad desde el punto de vista económico y social, pues facilitará la distribución de la riqueza en el proceso de descarbonización y que Canarias sea un territorio libre de emisiones en 2040, opinó Roque.

Al respecto, la popular Luz Reverón replicó al socialista que «se le ve el plumero» pues si el PP no ha presentado enmiendas a la exposición de motivos no significa que esté a favor, sino que lo rechaza porque «tiene un marcado carácter ideológico sobre la transición ecológica y ahí no nos va a encontrar». EFE