Los ciclones tropicales podrían ser más frecuentes y acercarse más a Canarias, advierte un experto de la Aemet

Jorge Morales

Santa Cruz de Tenerife (EFE).- Uno de los principales expertos en España sobre ciclones tropicales, el doctor en Física y meteorólogo superior del Estado en Aemet Juan Jesús González Alemán, sostiene que «las evidencias» científicas apuntan a que estos podrían ser «más frecuentes» e incluso tener «mayores acercamientos» a Canarias, aunque de momento, admite, «no hay nada claro» al respecto.

González Alemán, que ha sido elegido para formar un grupo de trabajo de la Organización Meteorológica Mundial para estudiar este tipo de fenómenos y su relación con el cambio climático, participa en el debate que se ha abierto sobre si ‘Hermine’ fue un caso aislado o si será habitual, y si es fruto del cambio climático.

Un colega suyo, el delegado en Canarias de la Agencia Estatal Meteorológica (Aemet), David Suárez, y el profesor Luis Cana, del Instituto de Oceanografía y Cambio Global de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, han publicado recientemente un artículo divulgativo en ‘The Conversation’ sobre la tormenta tropical ‘Hermine’.

Y en el mismo llegan a la conclusión de que cada vez va a ser más difícil que se puedan formar ciclones tropicales en el entorno del archipiélago debido a la tendencia al aumento de la cizalladura del viento, un «factor clave».

Imagen de los torrentes formados por la tormenta Hermine el 25 de septiembre en un parque urbano de Las Palmas de Gran Canaria. EFE/Ángel Medina G.

Las preguntas que plantea «Hermine»

Juan Jesús González señala a Efe que «aunque es una hipótesis a tener en cuenta, pueden pasar cinco o seis años, incluso más», sin que haya respuestas más claras a las preguntas que han surgido tras ‘Hermine’.

Pero en ese intervalo temporal no descarta que «algún que otro fenómeno» similar «nos podrá seguir afectando».

«Es un tema muy abierto a investigar en profundidad pero los indicios, las evidencias, apuntan a que en el futuro podrían ser más frecuentes, podrían tener más facilidades para llegar en buenas condiciones» a Canarias y también a las zonas costeras atlánticas peninsulares, desliza.

González apunta que no hay estudios centrados en Canarias pero se pueden extraer conclusiones de los modelos utilizados para la cuenca del Atlántico Norte.

Algunos de esos estudios señalan una mayor actividad de las ondas tropicales en el futuro, con un monzón africano más fuerte, lo que implicaría una traslación de los ciclones tropicales un poco más al norte, y con ello, mayores probabilidades de acercarse a Canarias, así como episodios «mucho más intensos».

Pero otros estudios apuntan incluso a una mejora en las condiciones atmosféricas y oceánicas que se encuentran los ciclones tropicales al poner rumbo a Europa.

Aunque todavía «no se puede afirmar nada con robustez», este experto hace hincapié en que han «aumentado considerablemente» en los últimos diez, quince años los ciclones con características tropicales y se puede deducir que las condiciones son cada vez más favorables para que acaben impactando en Canarias o la Península Ibérica.

Una de esas condiciones es la temperatura del mar, que, indica el meteorólogo de la Aemet, se prevé que aumente en el Atlántico; luego están las atmosféricas (humedad, cizalladura, inestabilidad, dinámica atmosférica), sobre las que hay «una incertidumbre mayor».

No hay escudo

De lo que tiene menos dudas es de que «la idea de que Canarias es ajena a la llegada de ciclones tropicales hay que desmontarla».

La tormenta ‘Hermine’ vino a demostrar que Canarias «no tiene un escudo», pues los modelos físico-matemáticos con los que trabajan los meteorólogos manejaban como uno de los escenarios posibles que acabara impactando de lleno en las islas.

Este experto apunta que por lo general Canarias goza de unas condiciones desfavorables para el avance de las tormentas tropicales, pero «puntualmente» pueden ser favorables.

La cuestión, subraya, es determinar si cada vez son más favorables y si esto tiene relación con el cambio climático.

Y si tuviera que apostar, insiste, lo haría porque con el paso de los años «esto podrá ser cada vez más normal» e incluso sin descartar «mayores acercamientos».

Imagen de un árbol derribado por la tormenta tropical Hermine en Santa Cruz de Tenerife el 25 de septiembre. EFE/Miguel Barreto

Consciente de que su mensaje puede ser tachado de «catastrofista», Juan Jesús González Alemán esgrime que los científicos tienen la obligación de «dar la máxima información» de la que dispongan.

Otra cosa, añade, es si a Canarias o a la Península van a llegar huracanes de categoría 4 ó 5, como por ejemplo en Estados Unidos.

Opina que esto es “muy poco probable”, pero en todo caso «algo secundario» porque una tormenta tropical como ‘Hermine’ de haber llegado «en mejores condiciones» habría dejado «un impacto muy notable, problemático y preocupante», teniendo en cuenta las condiciones orográficas de las islas.

«Tuvimos la suerte de que al final las luvias no fueron tan intensas porque no se acercó tanto el ciclón. Y aún así produjo un impacto notable», observa.

Juan Jesús González Alemán insiste en que los ciclones tropicales son «unos fenómenos muy complejos que requieren de investigación en profundidad, no como las olas de calor u otros que puedan tener una relación más clara con el cambio climático», y que en el grupo de trabajo en el que comparte espacio con expertos mundiales en huracanes «no tenemos claras las cosas». EFE