Los sindicatos ven en la futura ley canaria de policías locales una vuelta al pasado

Las Palmas de Gran Canaria (EFE).- CSIF, UGT, CCOO, Asipal, STAP Canarias y Ajepol Las Palmas han rechazado este martes el anteproyecto de Ley canaria de Ordenación General y Coordinación Supramunicipal de las Policías Locales por haberse elaborado «a espaldas» de las fuerzas sindicales y porque consideran que supone «una vuelta al pasado» que no mejora su situación.

En una rueda de prensa conjunta, los seis sindicatos que representan a los más de 2.800 policías locales de las islas han expresado su oposición al anteproyecto, que tampoco apoyan los diputados de la oposición en el Parlamento ni parte de los grupos que sustentan al Ejecutivo, y han advertido de que están dispuestos a movilizarse a partir de febrero, en caso de que no se abra una vía de diálogo con el Gobierno canario y la Fecam.

Un órgano este último, el de la Federación Canaria de Municipios (Fecam), a cuya directiva responsabilizan de que se les haya mantenido al margen de la elaboración del anteproyecto y sobre el que el propio consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, ha reconocido que ha sufrido «presiones» para su redacción, ha señalado el presidente de la gestora de CSIF en Las Palmas, Armando Martín.

Los seis sindicatos ni apoyan las formas de cómo se ha gestado el anteproyecto ni su contenido al no atender la realidad del archipiélago y «obedecer a intereses partidistas de algunos alcaldes», ha recalcado Martín, que ha querido dejar claro que están de acuerdo en actualizar la ley de 1997, que fue «pionera en España», para que dure otros 25 o 30 años.

Se trata de una ley que solo regula lo que «quieren imponer» y la mayoría de sus artículos quedan pendientes del desarrollo reglamentario, por lo que aseguran que es «muy ambigua» y que creará muchos problemas sociales en Canarias y de interpretación jurídica, ha recalcado Martín.

De la futura ley, han destacado que rechazan la creación de la figura del funcionario interino y del vigilante de seguridad, que no regule ni mencione la prevención de riesgos laborales y que excluya a los sindicatos de la Comisión de Coordinación de Policías Locales, que ha funcionado sin problema en los últimos 25 años.

La comisión quedaría constituida solo por el Gobierno de Canarias y la Fecam, mientras que las organizaciones sindicales, según ha explicado Martín, formarían parte de una subcomisión «vacía de contenido».

El representante del CSIF ha manifestado que la figura del funcionario interino la defienden los municipios que no han convocado plazas de Policía Local en los últimos años y que ven así una forma rápida de contratar personal, lo que los sindicatos entienden como «poner un parche a la seguridad» y una vuelta a la temporalidad.

El representante de UGT, Roberto Martín, ha explicado, en cuanto al vigilante de seguridad, que se trata de una figura extinta en la ley canaria de 1997 porque se solapaba sus funciones con los del policía local.

La futura ley que se propone cercena la carrera profesional, ha añadido el representante de Ajepal Las Palmas, José Luis Herrera, quien ha insistido en rechazar esta reforma por «retrógrada y extemporánea, que nos lleva a la década de los ochenta» y tampoco mejora la seguridad que se debe ofrecer a los 14 millones de turistas que visitan las islas.

El responsable de Asipal ha destacado que tuvieron conocimiento del texto del anteproyecto cuando pasó a exposición pública, momento en el que comenzaron a reunirse con los grupos políticos del Parlamento que desconocían que había sido expuesta a información.

Los sindicatos confían en que el anteproyecto no llegue ser aprobado en esta legislatura al haber elecciones autonómicas el próximo mes de mayo. EFE

cda/jmr