Nace una comunidad canaria que conciencia del daño que hace el plástico de un solo uso a los océanos

Las Palmas De Gran Canaria.- Ochenta y cuatro entidades canarias, lideradas por la Asociación de Consignatarios y Estibadores de Buques de Las Palmas ha presentado este martes la comunidad «Friend of the Oceans» (Amigo de los océanos), con la que pretenden concienciar del daño que hace el plástico a los océanos.

Estas más de 140 personas, empresas e instituciones han decidido sumar sus esfuerzos para combatir el problema que provoca el plástico en los ecosistemas marinos, donde consideran que se pueden encontrar soluciones para mejorar la salud, la riqueza y el bienestar social, de ahí que apuesten por su sostenibilidad y por proteger las especies que habiten en ellos.

Según ha explicado la doctora en Química por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Daura Vega, que dirige el proyecto científico DeepPLAS, hasta ahora las investigaciones se han centrado en la superficie de los océanos, asumiendo que el plástico flota, pero ahora los expertos han constatado que el problema es mucho mayor, ya que no solo está en superficie, sino en toda la columna de agua.

«La superficie del océano es grande pero el océano es muchísimo más grande, tiene una profundidad media de 4.000 metros, la máxima es mucho mayor que el Everest, eso es mucha cantidad de agua para esconderse el plástico, que además es de menos de un milímetro, lo que puede generar problemas mayores a largo plazo, porque la mayor parte de los organismos viven en la columna de agua», ha referido.

A su juicio, «las alternativas no pasan por cambiar el tipo de plástico, sino la mentalidad. Eliminar y reducir el de un solo uso, sea el que sea, porque el bioplástico también tarda décadas en degradarse».

Así, Vega ha afirmado que «el plástico no es el enemigo, sí el de un solo uso», ya que sus compuestos químicos pueden tener una influencia en los animales por los contaminantes que están presentes en ellos, como pesticidas asociados.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra, ha destacado que cuando estamos oyendo al presidente de las Naciones Unidas que «vamos hacia el infierno climático es que, obviamente, estamos haciendo las cosas realmente mal».

Ibarra ha admitido que es complicado cambiar esta situación porque «no estamos acostumbrados a intentar buscar una sociedad en la que el coste medioambiental sea una incorporación al precio del producto», de ahí que haya confiado en que esta generación sea capaz de revertir esta realidad porque «las siguientes no pueden quedarse sin calidad de vida porque no hayamos sabido hacer los deberes».

El presidente de la Asociación de Consignatarios y Estibadores de Buques de Las Palmas, Jaime Cabrera, ha considerado que «Friends of the Ocean. Por un océano Atlántico sostenible, saludable y productivo» debe hacer una gran labor de concienciación que ha de empezar en los colegios.

«El sector portuario vive de los océanos, necesitamos que estén en plenas condiciones para que la vida siga y dejemos a las generaciones venideras algo mejor de lo que tenemos hoy», ha concluido. EFE

pcr/cmg

(foto)