Nueve detenidos al capturar el mayor alijo de heroína decomisado hasta la fecha en Canarias

Las Palmas de Gran Canaria, 12 ene (EFE).- La Policía Nacional ha desarticulado una organización criminal que introducía droga entre Ámsterdam y Gran Canaria tras la detención de nueve personas y la incautación de 23 kilos de heroína, la mayor cantidad de este estupefaciente aprehendida en Canarias, así como 5 kilos de éxtasis, 2,2 de cocaína, 2 de hachís y 14 de sustancia adulterante.

También se ha intervenido material electrónico, 50 cartuchos del calibre 22 y más de 5.000 euros en efectivo, según ha avanzado este jueves la Policía Nacional en una rueda de prensa en la que también ha apuntado que se trata de una de las mayores operaciones contra la heroína desarrolladas en España en los últimos diez años.

Los detenidos son seis hombres y tres mujeres que contaban «con una infraestructura» para introducir los estupefacientes entre los aeropuertos de Ámsterdam, donde contaban con ayuda para pasar la droga en equipaje de mano, y Gran Canaria.

Al producirse los movimientos entre aeropuertos del espacio Schengen, donde los equipajes de mano no se analizan en el destino final, se dificultaba el control y la aprehensión de los estupefacientes.

La cantidad total de droga equivaldrían a 1.000.000 de dosis de heroína, 13.000 de éxtasis y más de 5.000 de cocaína que según la Policía se distribuiría desde Las Palmas de Gran Canaria al resto de islas.

El principal alijo fue incautado en el mismo aeropuerto de Gran Canaria, donde se intervinieron cerca de 15 kilos y se detuvo a dos personas «que viajaban por separado tomando todas las precauciones posibles», mientras que el resto fue interceptado en cuatro registros domiciliarios de personas vinculadas a la organización criminal en diversos barrios de la capital grancanaria.

«Se trata de una organización que estaba muy bien engrasada», ha aseverado el jefe superior de la Policía Nacional en Canarias, Jesús Gómez, quien ha explicado que la investigación se ha prolongado durante más de diez meses, ha sido «sofisticada» y se ha servido principalmente de una herramienta que cruza el registro de nombres de los pasajeros con los datos que maneja la Policía que también se utiliza para luchar contra el terrorismo.

Gómez ha detallado además que el grupo criminal contaba con «garantías de salida» en Países Bajos, lo que les permitía traer las maletas con la droga como equipaje de mano «perfectamente, con un poco de ropa por encima», sin ningún tipo de impedimento «burlando los controles de seguridad con muy poco disimulo».

«Una de las características que definen a este tipo de organizaciones es la capacidad de corrupción que tienen. Se detiene con frecuencia trabajadores de los aeropuertos que facilitan la entrada de la sustancia», ha ejemplificado Jesús Gómez, que en este caso, ha dicho, no le constan de momento detenciones en el aeropuerto de Ámsterdam si bien ha insistido en que «venían muy confiados y seguros de que no les seguía nadie».

Una vez en Gran Canaria, «contaban con una nutrida red de almacenaje, distribución, venta y menudeo», ha abundado el jefe superior, que ha apuntado que aunque están «cogiendo más heroína», se está «muy lejos» de los años más letales de esta droga, en los ochenta, principalmente porque la forma de consumo «ha cambiado y ya no es tan letal».

Respecto al destino final, ha señalado que esta droga se mueve principalmente en entornos urbanos y no en zonas turísticas porque no es una droga recreativa.

Por su parte, el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, ha destacado la importancia de sacar esos 23 kilos de heroína «del mercado» porque es una de las drogas «más duras», ha dicho.

Pestana ha apuntado asimismo que se trata de una banda «especialmente violenta» y ha relacionado la labor «efectiva» de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con el menor índice de criminalidad respecto a la media española que existe en Canarias.

Tras las diligencias practicadas, de los nueve detenidos, cuatro de ellos ingresaron en prisión provisional por orden del juez. EFE

cmg/jmr

(foto)