ONU: Se han intensificado la toxicidad y la política del miedo en el debate migratorio

Las Palmas de Gran Canaria, 24 oct (EFE).- La Organización Internacional de Migraciones (OIM), organismo dependiente de Naciones Unidas, ha alertado este lunes de que la toxicidad y la política del miedo en el debate sobre las migraciones «se ha intensificado», a la par que ha apuntado que, a menudo, «se da por sentado o se pasa por alto» lo que los migrantes aportan a la sociedad.

Así lo ha asegurado la jefa de la misión de la OIM en España, María Jesús Herrera, durante la apertura del encuentro internacional sobre «Comunicación ética sobre la migración en los medios de comunicación» que tiene lugar estos días en la sede de Casa África en Las Palmas de Gran Canaria.

Herrera, que ha destacado el papel «fundamental» de los medios de comunicación a la hora de informar sobre este fenómeno con una perspectiva de Derechos Humanos y sin estereotipos, ha apuntado asimismo que la desinformación y la politización «alarmante» muestran que las situaciones y los fenómenos migratorios «son incontrolables, pero no es cierto».

En su opinión, se deben reafirmar valores como tolerancia, el respeto y la promoción de la diversidad, ya que esto ayudará a aportar una visión realista, veraz y certera, con un tratamiento informativo ético sobre las migraciones.

«La OIM tiene la obligación de desmitificar la complejidad de los movimientos y permanecer alerta ante la estigmatizacion de migrantes, refugiados y solicitantes de asilo. La narrativa estigmatizadora entorpece los esfuerzos de lograr la plena inclusión de los migrantes», ha dicho.

«Es fundamental que todas las autoridades y actores de la sociedad civil trabajen para luchar contra la xenofobia y los discursos de odio, que los estamos viendo más ahora que hace 20 años. Este discurso antimigratorio no era tan contundente ni estaba tan mezclado en discursos políticos hace unas décadas», ha reflexionado.

A juicio de la jefa de la misión de la OIM en España, la política del miedo «marca cada vez más los debates», lo que impacta negativamente en los valores de la sociedad y en las políticas públicas.

«Los migrantes son fuentes de dinamismo en todo el mundo y a muchos niveles. No hay ni un país en el mundo en el que la presencia de migrantes haya supuesto un descenso del PIB, pero no se habla de las cosas positivas que trae la inmigración», ha abundado.

Herrera ha detallado asimismo que se debe «escalar» el fenómeno, ya que actualmente solo hay 281 millones de migrantes internacionales en el mundo, es decir, solo el 3,6 % de la población mundial.

«La mayoría de la población permanece en su país de origen pese a que parece que el mundo se mueve de una forma no contenida. Solamente el 3,6 % está en movimiento», ha concluido.

Miriam Benterrak, directora general de Atención Migratoria e Inclusión social de la Inmigración del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, ha apostado por la «visión social», así como no politizar esta cuestión porque «se trata de derechos humanos».

«Es una obligación, no se debe pensar ya en términos de solidaridad y caridad, sino de derechos», ha demandado Benterrak, que ha apostado por la didáctica, los datos y las historias de las personas.

A su juicio, no todo tiene que ser hablar de emergencias, «que es un ámbito que tiene que estar cubierto porque debe haber protección», pero es importante, ha dicho, visibilizar y acabar con el discurso xenófobo respecto a la población inmigrante, y abundar en la riqueza que aportan y su diversidad.

«A veces no se entiende la inmigración como diversidad y es un error. Se debe trabajar para promover la inserción sociolaboral, pero también entender el discurso de odio en distintos ámbitos, sobre todo a través de las redes sociales, donde esos mensajes se viralizan rápidamente», ha concluido Benterrak. EFE