El Cabildo de G. Canaria ampliará con 120 plazas la residencia de mayores de Taliarte

Las Palmas de Gran Canaria (EFE).- El Cabildo de Gran Canaria ampliará con 120 plazas la residencia de mayores de Taliarte (Telde) con una inversión de 16,5 millones de euros, en dos módulos que está previsto que sean una realidad para 2023.

Las obras, que transformarán el solar anexo a la actual residencia, se prevé pueda licitarse en verano, de forma que tras los 20 meses de obra pueda estar disponible en 2023.

Esta ampliación, dentro del plan sociosanitario de la Corporación insular, cofinanciado por el Cabildo y el Gobierno de Canarias, generará 105 puestos de trabajo para asistir las nuevas plazas, además de 300 durante la obra, que ocupará la parcela anexa de 10.000 metros cuadrados, y otros 5.200 para ampliar las plazas de aparcamiento de las 67 a las 209.

El proyecto, diseñado por el estudio Código Arquitectura, prevé dos módulos de cuatro plantas, a razón de 15 plazas por planta con zonas comunes para la comodidad de los usuarios, medicalizada y preferentemente para mayores con un grado de dependencia medio o avanzado.

Residencia de mayores Taliarte

El proyecto combina elementos arquitectónicos singulares con energías renovables, para lograr que el edificio sea eficiente en ahorro energético y emisiones, con placas solares térmicas fotovoltaicas y dispositivos de ahorro de agua para obtener una Calificación Energética A.

La planta baja estará destinada a servicio, administración y cafetería, mientras la primera albergará salas polivalentes, espacios de terapia ocupacional, gimnasio, sala de reuniones, almacén, lavandería, despachos y vestuarios del personal.

Las plantas superiores estarán organizadas en dos módulos unidos por una pasarela, con unidades de convivencia de 15 personas, en 7 dormitorios individuales, 4 dobles y baño adaptado.

Cada una de las unidades de convivencia, 8 en total para las 4 plantas de los dos módulos, contará con salón, sala de estar y comedor, además de zona de lectura, terraza, baño asistido, enfermería, zona de control y cuartos de lencería y limpieza.

Los módulos tendrán vistas al mar, con un diseño en forma de prisma con cubos conectados por pasarelas que comunican todas las plantas, revestimientos blancos y en distintos tonos de azul, zonas ajardinadas y muros de piedra volcánica en su entrada principal.

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, ha destacado que con este edificio se suma «un nuevo hito» al segundo plan sociosanitario, que prevé crear cerca de 1.600 plazas con más de 100 millones de euros de inversión.

Este es «un paso importante» dentro del avance «extraordinariamente necesario» que ha tenido este plan en este último este año y medio, y que en los próximos meses «estará ejecutando más de 600 nuevas plazas» de las 1.600 programadas.

Por su parte, la consejera insular de Política Social, Isabel Mena, ha puesto en valor la necesidad de «un nuevo modelo de cuidados» para los mayores de la isla, de forma que esta sea la primera residencia que ponga en marcha un nuevo sistema asistencial.

Esta es una de las infraestructuras «más grandes dentro de este plan», y sigue «un modelo centrado en la persona» que cambia «totalmente el concepto de los cuidados sociosanitarios» tal y como habían sido entendidos hasta el momento.

Isabel Mena

Dentro de este edificio se podrá vivir «como en un pequeño hogar», alejándose del antiguo modelo de macroedificios, con «todos los servicios en su misma planta y unidades de convivencia de 15 personas».

Este tipo de inversiones no solo generan empleo a corto plazo, con 300 personas trabajando en obra, sino que creará «puestos de media y alta cualificación y estables en el tiempo» con una apuesta «productiva a futuro», para generar economía y empleo.

La lista de espera para plazas de residencia de mayores está actualmente en torno a las 1.500 personas en Gran Canaria, y el objetivo es que con el plan sociosanitario se cree una diferenciación en la oferta de cuidados.

Como ha señalado Mena, el plan busca que las personas «tengan el servicio que necesiten» con una «apuesta firme» por la ayuda domiciliaria normal y especializada para que quienes tengan un grado de dependencia leve puedan «permanecer el máximo tiempo posible en su entorno».

Esta, ha recalcado la consejera, es la «única vía real para acabar con las listas de espera» al generar «nuevas opciones de cuidado», con no solo nuevas plazas en residencia sino también con «un camino que se abre ahora con cuidados dentro del hogar».EFE