Román Rodríguez: No vamos a tocar el IGIC

Las Palmas de Gran Canaria (EFE).- El vicepresidente y consejero de Hacienda del Gobierno canario, Román Rodríguez (NC), ha asegurado este lunes que el Ejecutivo no va a «tocar» el Impuesto General Indirecto Canario (IGIC), como tampoco los de sucesiones y donaciones, ni eliminará el de patrimonio.

Rodríguez ha hecho estas advertencias tras anunciar un ajuste fiscal «progresivo» en el IRPF que se contempla en el proyecto de ley de presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2023 aprobados en una reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno, y que serán remitidos al Parlamento la próxima semana.

Ha opinado que quienes piden rebajar dos puntos el IGIC «además de unos irresponsables son profundamente incoherentes»; es más, ha indicado que si estuvieran gobernando «tampoco lo harían» y se ha preguntado «cuántos alcaldes de CC y PP» apoyarían esta medida.

El vicepresidente y consejero de Hacienda ha hecho hincapié en que a la mayoría de productos básicos se les aplica un tipo de IGIC cero y en que Canarias goza de la imposición indirecta «más baja del mundo, un tercio de la española y de la europea».

Rodríguez ha subrayado que la caída del PIB en Canarias de 18,1 puntos en 2020 fue «un golpe sin precedentes», sobre todo cuando la provocada por la anterior crisis financiera fue del 11,5 % y en varios años, y que la recuperación de los niveles de riqueza previos a la pandemia «cuesta lo que cuesta» a pesar del tirón del turismo.

Por eso, ha insistido, «tiene más mérito» que en unos años «tan difíciles», que ha calificado como «cuatrienio trágico», el sector público haya «suplido el deterioro» de la actividad privada, cuando en la anterior crisis «las administraciones dieron un paso atrás, y hacia adelante la prima de riesgo y los hombres de negro».

El consejero de Hacienda ha señalado que la economía «está comprometida en los próximos años», pero también ha significado que Canarias ha protagonizado en los últimos dos ejercicios «una auténtica remontada», tanto en PIB como en niveles de desempleo, lo que «no quiere decir que no tengamos problemas».

Y uno de esos problemas, ha admitido Rodríguez, son los índices de pobreza.

A propósito de la reclamación pública de la consejera de Derechos Sociales, Noemí Santana, de Podemos, de mayores fondos para combatir este fenómeno, más allá de «palabras bonitas», Rodríguez ha remitido al aumento de un 9,46 % del gasto social en las cuentas de 2023 y del 46 % en el último cuatrienio.

«Pido, por favor, que comparen con otros gobiernos en épocas de vacas gordas», ha añadido Rodríguez, quien también ha deslizado que en la búsqueda del equilibrio y la cohesión social intervienen otros departamentos como el de Educación, que dedica casi 100 millones a ayudas de transporte, comedores, becas o material escolar.

Román Rodríguez ha indicado, con todo, que la pobreza es un asunto que «nos sigue preocupando, y mucho», en el seno del ejecutivo canario, y ha añadido que «el problema más grave» que padece el archipiélago es «la desigualdad en la distribución de la riqueza».

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres (PSOE), ha comentado por su parte que «la lucha por la justicia y contra la vulnerabilidad es trasversal», y que el aumento del presupuesto de la Consejería de Derechos Sociales es del 11,9 %, «varios puntos por encima de la media» de todos los departamentos.

Asimismo, ha puesto de relieve que según se recoge en el informe AROPE es la primera vez en ocho años que la pobreza no tiene un comportamiento alcista en las islas, y en cuanto a los datos de riesgo de pobreza habría que remontarse «14 años atrás». EFE