Rosell: Hay que preguntarse por qué las mujeres sienten inseguridad ante el sistema judicial

Las Palmas de Gran Canaria (EFE).- La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, ha llamado este lunes a preguntarse por qué las mujeres siguen sintiendo inseguridad ante el sistema judicial y ha apostado por introducir más mejoras relacionadas con la formación, tanto en el ámbito judicial como en la sanidad, la policía o la educación.

En declaraciones a Canarias Radio recogidas por EFE, y que se producen después de que se hayan contabilizado en las últimas 24 horas cuatro muertes de mujeres por posible violencia machista, Rosell ha señalado que el último caso, el de Hayate, la víctima asesinada en Adeje (Tenerife), «es especialmente sangrante por la cantidad de denuncias que se llegó a tener, con órdenes de protección desde 2013″.

Así, Rosell se ha preguntado qué cabe hacer cuando la víctima retira la denuncia o no quiere declarar ya que aunque los protocolos han cambiado recientemente y ahora «no es tan sencillo» que no se realicen diligencias, se deben reforzar, ha dicho, las condiciones materiales para que a las víctimas «les merezca la pena» denunciar y declarar.

En este sentido, ha abogado por mejorar el apoyo emocional, psicológico, habitacional, laboral y todo lo relacionado con el cuidado de hijos porque son cuestiones que «conforman una red social que salva vidas».

En el caso de la mujer de Tenerife, ha ahondado que el agresor había sido detenido a finales de diciembre por amenazas y ha dicho que al haberse denunciado como un delito de coacciones, en este caso concreto sí era necesario que existiese una denuncia previa por parte de la víctima, por lo que «nadie puede criticar que tras retirar la denuncia no se siguiera adelante».

Sin embargo, la delegada ha insistido en que independientemente de ello, siempre se pueden buscar pruebas y testimonios que corroboren la violencia machista aunque la víctima no esté en condiciones de aportarlas.

«Se pueden buscar pruebas aunque las mujeres no estén en condiciones. Se pueden llevar a cabo investigaciones con la diligencia debida», ha dicho.

Preguntada por la colaboración de su área con el Ministerio del Interior, Rosell ha asegurado que trabajan siempre «de forma conjunta» y ha comentado que a los protocolos «siempre se pueden encontrar puntos de mejora», especialmente si se pregunta a los profesionales implicados en la lucha contra la violencia de género, como trabajadoras sociales, forenses, fiscales con formación o psicólogos.

La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género ha abogado por que se pueda intervenir más con los maltratadores, especialmente con los condenados, algo que a su juicio está «limitado» frente a las intervenciones con las víctimas, «que se puede realizar casi desde cualquier administración».

«En ese ámbito también se puede trabajar y mejorar porque históricamente se han dedicado menos recursos», ha apuntado Victoria Rosell, que ha abundado que ya desde su área se han puesto en marcha campañas de concienciación dirigidas a los hombres, «que también son perjudicados por un machismo nocivo y violento».

Respecto a qué está fallando para que se produzcan los picos de los últimos meses, ha aseverado que «se está haciendo más que nunca», aunque ha insistido en los «márgenes de mejora» de todos los sistemas.

«También hay más visibilización no solo de asesinatos de parejas o exparejas sino de todos los feminicidios», ha apostillado la delegada contra la Violencia de Género, que también ha relacionado esta situación con un «repunte brutal de machismo y negacionismo incluso por parte de fuerzas políticas».

Al respecto, ha criticado a aquellos que «tratan de humillar y avergonzar a las víctimas para mantenerlas en el silencio», algo que, a su juicio, siempre «trae consecuencias». EFE