Sí Podemos pide que Canarias limite la compra de viviendas por extranjeros como región RUP

Santa Cruz de Tenerife (EFE).- Sí Podemos Canarias defenderá que las islas hagan valer su condición de región ultraperiférica (RUP) para limitar la compra de vivienda por parte de extranjeros, entre otras medidas como la moratoria turística y la ecotasa encaminadas a impedir «los desmanes de la selva inmobiliaria».

Los diputados autonómicos Manuel Marrero, Francisco Déniz y María del Río han expuesto este miércoles en rueda de prensa sus propuestas en materia de vivienda, porque considera que se trata de un problema que sigue sin resolverse en las islas y, por ello, tienen el «empeño» de acabar «con la ley de la selva» en este ámbito.

Manuel Marrero, portavoz de este grupo parlamentario, uno de los cuatro que sustentan al Gobierno de Canarias, ha afirmado que en esta legislatura se ha avanzado «tras 10 años de inacción absoluta por parte de los gobiernos de Coalición Canaria» pero, ha asegurado, aunque el actual Ejecutivo ha promovido un plan de vivienda plurianual sus medidas van «muy por detrás» de las necesidades.

El plan cuenta con dos vías, una de planificación, cesión de locales y construcción de acuerdo con los ayuntamientos que lleva «una lentitud exasperante» y la otra, que se ha explorado «tímidamente», es la comprar viviendas de promociones inacabadas.

Todo se ha demostrado insuficiente porque en Canarias sigue habiendo desahucios pese al «escudo social» durante la pandemia y el tope a los precios del alquiler, ha indicado Marrero, quien se ha referido a que según Hacienda hay unas 150.000 viviendas en las islas que no cotizan y que previsiblemente se encuentran en la economía sumergida.

Para el diputado Francisco Déniz se precisa un acuerdo social para revisar en profundidad el modelo económico de las islas basado en el turismo, y que parece «intocable», porque ha generado un incremento poblacional en los últimos 25 años que creen insostenible y que provoca que el archipiélago no salga de sus niveles de pobreza y paro.

Y además está llevado a la exclusión residencial, a gente que no puede comprar ni alquilar una vivienda de lo que es responsable en parte, ha añadido Déniz, al modelo turístico «desregulado».

Canarias es una zona «absolutamente colmatada» para este tipo de turismo que ha llevado a que en localidades como Puerto de la Cruz (Tenerife) los alquileres hayan pasado de unos 500-600 euros, ya de por sí caros, a casi 1.200 euros al mes, lo que ha significado «la expulsión de nuestra gente».

«Se está gentrificando la sociedad canaria por un exceso de turistificación, nos están expulsando, se encarece todo y nos convierte en más pobres», ha asegurado el diputado autonómico, para quien Canarias es «una zona tensionada» porque el techo alojativo turístico «ya está sobrepasado».

Por ello ha propuesto medidas como la de avalar con la condición de región ultraperiférica la limitación de compra de vivienda por parte de extranjeros, sobre lo que ha recordado que de 13.291 operaciones de compraventa formalizadas más de la mitad, 6.456, fueron materializadas por foráneos, principalmente europeos.

También reclama Sí Podemos que se afronte decididamente la moratoria turística «porque no podemos permitir ni una cama más» ante los datos «escalofriantes» de que hay posibilidades de aumentar las plazas hasta superar las 700.000, con unos 22,3 millones de turistas al año.

Ha insistido el grupo en su propuesta de implantar la ecotasa y también ha pedido que se desclasifique el suelo turístico para evitar llegar a las cifras previstas por una actividad que, según Francisco Déniz, genera desigualdad y miseria «y porque no queremos convertir a Canarias en una república bananera». EFE