Una ruta aérea península-Canarias operará a modo de prueba con tarifas reguladas para contener los precios

Santa Cruz de Tenerife (EFE).- El Gobierno central y el de Canarias han acordado que, de forma experimental, una ruta aérea entre la península y las islas funcione bajo las reglas de obligación de servicio público (OSP), con tarifas máximas reguladas, «para controlar el alza desmesurada de los precios», han informado este miércoles el consejero de Transportes, Sebastián Franquis.

En un comunicado, el consejero ha indicado que la ruta que se decretará como servicio público se pondrá en marcha antes del verano y la decisión de cuál será se adoptará en un próximo encuentro de la mesa de trabajo establecida entre su departamento y el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

«Por primera vez los gobiernos de Canarias y de España hemos acordado que vamos a implantar en una de las rutas que opera entre Canarias y la península una OSP», ha indicado Sebastián Franquis, quien ha añadido que tienen «claro» que la van a implantar «como experiencia piloto para ver los resultados que se van a producir a partir de que se ponga en marcha».

El objetivo es limitar las tarifas sobre todo en los momentos en que se ha constatado que se está produciendo un incremento notable en el precio de los billetes en las épocas del verano y en Navidades, ha agregado Sebastián Franquis.

El consejero y parte de su equipo han analizado este miércoles, junto a la secretaria general de Transportes del Ministerio, María José Rallo, y el director general de Aviación Civil, David Benito Astudillo, los datos que manejan ambas administraciones sobre incrementos de los precios de los billetes aéreos por encima de la media en las rutas entre Canarias y la península.

A esta reunión seguirán otras de la mesa de trabajo para determinar a qué ruta se aplicará esta OSP piloto, además de encuentros con las principales compañías aéreas para explicarles el alcance de la medida.

Esta OSP que se establecerá a modo de ensayo, una vez se decida la ruta sobre la que decreta, significará que los precios de los billetes quedan regulados y, por tanto, se establecerá un límite a su precio para evitar incrementos desproporcionados.

«No queremos que esta medida pueda condicionar que Canarias pueda perder conectividad con la península, que lógicamente no es nuestro objetivo, sino, insisto, una medida de proporcionalidad que limite los precios en esos incrementos que se están produciendo y al mismo tiempo crezca la conectividad que hoy tiene Canarias con la Península, que es muy importante, ya que hemos recuperado tanto el número de pasajeros como la conectividad con decenas de destinos tal y como la teníamos antes de la pandemia», ha señalado Franquis.

El consejero indicó también que se pondrá en conocimiento del Ministerio de Economía, la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia, y de la propia Comisión Europea, el establecimiento de esta OSP y las razones que justifican el alcance de la medida. EFE