Cae una banda, con 21 detenidos, dedicada al tráfico de drogas y a los robos

Santander, (EFE).- La Policía Nacional ha desarticulado una banda criminal afincado en Cantabria que se ha saldado con la detención de 21 hombres, con edades entre los 20 y 67 años, como presuntos autores de diversos delitos, entre los que están el tráfico de drogas, robos con fuerza y la tenencia ilícita de armas.

La delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones; la jefa superior de la Jefatura Superior de Policía de Cantabria, Carmen Martínez; el Jefe Regional de Operaciones de la Jefatura Superior de Policía de Cantabria, Juan Félix Martínez, y la jefa de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Santander, María Paz López, han informado en rueda de prensa de estas detenciones, que se han enmarcado en las operaciones «Garden» y «Platinum».

La operación «Garden» comenzó hace un año, en enero de 2022, a raíz de la denuncia del robo con fuerza en una nave de Nueva Montaña (Santander).

Tras identificar a los autores de este robo y durante la investigación, los agentes descubrieron que los supuestos autores extendían su actividad a otros delitos contra el patrimonio e incluso a delitos contra la salud pública, permitiendo ampliar el número de investigados y la apertura de otra operación paralela, denominada «Platinum».

Esta última operación ha centrado la investigación en varias personas dedicadas a la venta y distribución de drogas, «muy activas» tanto en Santander como en los municipios limítrofes a la capital cántabra.

Los agentes constataron que había dos hombres como principales proveedores de la droga, que habrían establecido un entramado con múltiples ramificaciones y con cinco puntos negros en los que se vendía cocaína y hachís.

Asturias, también víctima de la banda

Además y de manera paralela, la operación «Garden» permitió descubrir que los sospechosos del robo con fuerza en Nueva Montaña también integraban un grupo criminal con actividad en Cantabria y Asturias, lo que ha permitido esclarecer un total de 18 hechos delictivos de diferente tipo: robo con fuerza, hurto, receptación, estafa, tenencia ilícita de armas y explosivos y delito contra la salud pública.

El pasado 21 de diciembre, los agentes de la Policía Nacional realizaron 10 registros conjuntos en nueve domicilios y un comercio de Santander y Camargo, que se saldó con las primeras 15 detenciones.

Al día siguiente, los agentes llevaron a cabo otras tres detenciones, dos de ellas en Maliaño y la otra en Santander.

Las detenciones continuaron los días 2, 11 y 13 de este mes de enero con otros tres detenidos.

EFE/Pedro Puente Hoyos.

¿Qué se ha incautado?

Durante los registros, los policías incautaron 620 gramos de hachís, marihuana y cocaína, cuatro catanas, un rifle, armas blancas, un bate de béisbol, un chaleco antibalas, dinero y numero instrumental destinado al tráfico de drogas y gran número de herramientas destinadas al robo con fuerza.

Los 21 detenidos, que son españoles, magrebíes y dominicanos, una quincena de ellos con antecedentes, han sido puestos a disposición judicial, decretando el juez el ingreso en prisión para dos de ellos.

La jefa superior de la Jefatura Superior de Policía de Cantabria ha asegurado que se trata de una investigación compleja y larga pero que ha superado las expectativas con un «volumen muy importante» de detenciones.

Y ha señalado con esta desarticulación del grupo criminal se han erradicado cinco puntos de venta y distribución de cocaína y hachís que abastecían «una amplia área» de Santander y municipios limítrofes.

Estas operaciones aún no están cerradas del todo ya que «queda algún fleco» de esta banda criminal que llevaba «mucho tiempo» asentado en Cantabria, según ha añadido la jefa de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Santander.