Cantabria defiende revisar cierre a pesca de fondo de 87 zonas del Atlántico

Bruselas (EFEAGRO).- El consejero cántabro de Desarrollo Rural, Ganadería y Pesca, Guillermo Blanco, defendió este lunes revisar el reglamento con el que la Comisión Europea (CE) cierra a la pesca de fondo 87 zonas del Atlántico noreste.

«Creemos necesario que, como bien ha defendido hoy el ministro (español de Agricultura y Pesca, Luis Planas), se revise y se evalúe ese reglamento que se ha aprobado», aseguró el político en declaraciones a los medios durante la reunión de ministros de Agricultura y Pesca de los Veintisiete que se celebra hoy en Bruselas.

En el encuentro se trata, a petición de España, Francia e Irlanda, el reglamento de Bruselas que clausurará el 9 de octubre a las artes de fondo 87 zonas pesqueras consideradas vulnerables, lo que afecta a flotas como las del Golfo de Cádiz, Gran Sol (Irlanda) o Cantábrico.

Blanco participó en la reunión para defender los intereses de todas las comunidades autónomas en el ámbito de la pesca.

«España ha tenido claramente una postura necesaria de evaluación de revisión del mismo», dijo a los medios sobre el reglamento.

El ministro español de Pesca, Luis Planas, afirmó a su llegada a la reunión que si la Comisión Europea no suspende y revisa el reglamento, estaría a favor de acudir al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

El consejero cántabro indicó que si el Gobierno central «ve posibilidades de recurrir a los tribunales» el cierre de las zonas pesqueras, «por supuesto» que le «parece bien».

La zona clausurada abarca 16.419 kilómetros cuadrados reservados a la protección de los ecosistemas marinos vulnerables entre los 400 y 800 metros de profundidad, lo que representa el 1,16 % de las aguas comunitarias del Atlántico noreste.

Los cierres afectan a los buques que cuentan con redes de arrastre de fondo, dragas, redes de enmalle de fondo, palangres de fondo, nasas o almadrabas.

Este lunes, los ministros también debatieron sobre las posibilidades de pesca para 2023 en las aguas compartidas con el Reino Unido y sobre el reparto con Noruega. Blanco aseguró que son cuestiones «importantes para las pesquerías de todo el territorio nacional», con especies como el rape, la cigala, la merluza, la caballa o el besugo.

Al margen de la pesca, los titulares de Agricultura abordaron el aumento de la población de carnívoros como el lobo en la Unión Europea y su impacto sobre el sector agrícola.

El consejero cántabro declaró a la prensa que Galicia, Asturias, Castilla y León y Cantabria acumulan el 97 % de los ejemplares de lobo en España y representan una cuarta parte del territorio nacional.

Según Blanco, los lobos están «atacando y echando del lugar a los ganaderos y su ganado, en lugares no solo ya de montaña», sino también en zonas más próximas a la costa.

Consideró que España hoy tuvo una posición «blanda» y apostó por ser «mucho más tajantes».

«Nos jugamos mucho, nos jugamos el medio rural de estas cuatro comunidades autónomas que, repito, somos un cuarto del territorio nacional», subrayó, y dijo que en la reunión España puso de manifiesto que «el plan de gestión aprobado recientemente es lo que puede hacer la convivencia perfecta».

«Yo creo que hay que ir más allá y necesitamos volver a hacer el control, el plan de gestión que teníamos las cuatro comunidades al norte del Duero, que necesitamos hacerlo porque es una especie que hay que controlarla y solo el ser humano puede hacerlo», aseveró.

Reconoció que en algunos países también tienen problemas con los osos, pero esa especie en España «de momento, todavía no es un gran problema, aunque va en evolución, en aumento».