Cantabria saca a concurso 29 conexiones aéreas desde el aeropuerto Seve Ballesteros

Santander (EFE).- El Gobierno de Cantabria ha adjudicado 10 conexiones aéreas nacionales para operar desde el aeropuerto Seve Ballesteros, mientras que cinco han quedado desiertas y se volverán a licitar la próxima semana junto con otros 24 destinos internacionales.

El consejero de Turismo, Javier López Marcano, ha dado a conocer este miércoles, en una rueda de prensa, la situación en la que se encuentra el concurso de campañas de márketing que incluye la adjudicación de 9 paquetes de conexiones aéreas nacionales y 14 de destinos internacionales, que su departamento ha licitado por primera vez con un presupuesto de 7 millones de euros.

Adjudicadas diez conexiones nacionales, cinco desiertas

De momento, según ha explicado, hoy la mesa de contratación ha decidido sobre la adjudicación de las conexiones aéreas nacionales, para las que se prevé un desembolso de 2,3 millones de euros, y ha dejado tres lotes desiertos.

Los seis lotes adjudicados son las conexiones con Madrid, que operará la compañía Iberia; Barcelona, para Vueling; Ibiza y Menorca, destinos a los que volará Volotea; Vigo, Granada y Jerez, que se ha adjudicado a Air Nostrum; Palma de Mallorca, que ha sido para Vueling, y Gran Canaria y Tenerife, que llevará a cabo Binter.

Los paquetes que han quedado desiertos han sido los de Sevilla y Murcia, Valencia y Málaga, y Alicante, porque las compañías no han cumplido el pliego de condiciones.

El consejero confía en que esto no provoque que estos vuelos dejen de operarse temporalmente por la «confianza» que transmiten las empresas que han optado a su adjudicación, aunque ha reconocido que existe un «riesgo razonable» porque ahora esas conexiones tendrá que cumplir el calendario de licitación de los destinos internacionales, que se ofertan en 14 paquetes, con un presupuesto de 5 millones de euros.

Consejero de Turismo, Javier López Marcano. EFE/Pedro Puente Hoyos

Aviones que serán oficinas de turismo de Cantabria

López Marcano ha recalcado que estas adjudicaciones son un contrato de servicios y «no una subvención encubierta» que persigue un plan de márketing con acciones definidas, que ocupan el 75 por ciento del pliego de condiciones, lo que, según ha defendido, dan margen a la competitividad de la compañías aéreas.

«Pretendemos convertir cada avión en una oficina de turismo aérea», ha resumido el titular cántabro de Turismo, quien ha recalcado que «no se trata de un gasto, sino de una inversión».

El consejero ha subrayado el cambio experimentado por el aeropuerto cántabro en los últimos veinte años desde 2003, cuando «parecía una parada de bus» a unas instalaciones «modernas y cosmopolitas» en la actualidad, con un retorno para la comunidad autónoma de 28,6 millones de euros, según un estudio de la Universidad de Cantabria.

Y ha señalado que los objetivos de este plan son: alcanzar los 40 destinos, equilibrar el número de pasajeros nacionales e internacionales, que ahora está en un 53 por ciento a favor de los visitantes españoles, y alcanzar el millón de viajeros.

Aeropuerto Seve Ballesteros. EFE/Archivo

Objetivo: 40 destinos y un millón de pasajeros


Por el momento, ha recordado que el aeropuerto opera en verano, que es la temporada alta, 29 destinos a través de hasta ocho compañías, aunque ha destacado que a partir del 31 de octubre se volará a Birmingham, mientras que en el concurso se recuperan tres conexiones con Alemania (Berlín, Colonia y Düseldorf).

El resto de destinos licitados son Reino Unido (Londres, Edimburgo, Manchester y Birmingham); Italia (Roma, Milán, Venecia y Bolonía); Bélgica (Bruselas); Irlanda (Dublín); Austria (Viena); Francia (París, Marsella, Lyon y Nantes); Marruecos (Marrakech); Rumanía (Bucarest); Portugal (Lisboa y Oporto), y Polonia (Varsovia y Katowice).

También ha resaltado el dato de pasajeros de este año, que comenzó 2022 marcado por «el temor a viajar», pero que se ha ido recuperando paulatinamente hasta batir récord en julio y agosto, para llegar a septiembre con 839.500 viajeros, con lo que López Marcano no descarta alcanzar el objetivo del millón de visitantes.

Y ha insistido en reivindicar la evolución que se ha producido el aeropuerto cántabro como «una de las grandes acciones de la política turística de Cantabria en lo que va de siglo».