Cantabria seguirá autorizando la extracción de lobos

Santander (EFE).- El Gobierno de Cantabria ha anunciado que va a estudiar el auto del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) que suspende cautelarmente las tres últimas resoluciones para la extracción de lobos, pero ha asegurado que se seguirán emitiendo esas autorizaciones para las zonas «donde sean necesarias».

El consejero de Ganadería y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, ha valorado este auto en una rueda de prensa rodeado de su equipo, del presidente de la Federación de Municipios de Cantabria, Pablo Diestro, y de representantes de la mayoría de asociaciones y organizaciones ganaderas de la región.

Blanco ha puesto el acento en la existencia de un voto discrepante dentro del tribunal, recordando que el auto no entra en el fondo del recurso presentado por la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico contra las resoluciones de su Consejería, sino que solo se trata de una suspensión cautelar a falta de la sentencia.

Y ha subrayado que la resolución judicial no pone en duda los datos aportados por su departamento sobre los daños producidos por el lobo, ni pone en cuestión el procedimiento seguido para dictar esas resoluciones que contemplan la extracción de tres ejemplares en tres zonas de Cantabria.

CONTROL VS CONSERVACIÓN

«Estamos absolutamente convencidos de que los controles que se habían previsto son necesarios y justificados, y que la imposibilidad de aplicar medidas preventivas eficaces en la ganadería extensiva está argumentada en junio como señala el voto particular de la magistrada que se aparta del parecer mayoritario», ha defendido Blanco.

Sin embargo, en el auto de la Sala de lo Contencioso-Administrativo dado a conocer este pasado martes se señala que la extracción de ejemplares «es desproporcionada, sin antes aplicar otras medidas de prevención y protección del ganado y de control del lobo ibérico que no supongan su muerte».

El consejero también ha recalcado que la extracción de esos ejemplares, sobre una estimación de al menos 170 lobos, «no afecta al estado de conservación de la especie en Cantabria y ha alegado que de «haber tenido alguna duda sobre esas resoluciones no se hubieran dictado».

Y ha vuelto a advertir a las organizaciones conservacionistas que no se va «amedrentar» con la amenaza de los tribunales. «Para mi, los tribunales no son un temor, sino una garantía», ha argumentado el consejero al ser preguntado también sobre la querella que se ha presentado contra él y contra el director general de Biodiversidad, Antonio Lucio, que ha estado hoy a su lado, por las resoluciones para el control del lobo.

EFE/Pedro Puente Hoyos

MÁS DE 1.000 ANIMALES MUERTOS POR EL LOBO

El consejero ha insistido, además, en sus críticas a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, a la que ha acusado de «romper la paz social» en Cantabria por la inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPRE) en septiembre del año pasado, una fecha desde la que esta especie ha matado a 1.350 reses en la región, ha detallado.

«Ese es el resultado del espléndido trabajo en el que nos ha metido el Gobierno de España», ha sentenciado Blanco, quien ha extendido sus reproches al ministro de Agricultura, Luis Planas, por no apoyar «sin ambages» la petición realizada por Austria ante la Comisión Europea para cambiar la política de la UE en materia de animales carnívoros. «Es muy triste sentirte ir a la Comisión Europea y sentirte apoyado por Austria y no por tu ministro», se ha lamentado.

De todos modos, el consejero ha recalcado que su departamento seguirá desarrollando el plan de gestión del lobo de Cantabria «en todo lo que no se oponga» al marco legal «impuesto» por el Gobierno de España, hasta que ese marco legal «sea anulado por los tribunales o por un nuevo gobierno», y ha confiado en que la Audiencia Nacional suspenda la inclusión del lobo en el Lespre. «Si no tendremos que cambiar este Gobierno lo antes posible», ha concluido Blanco.